- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

viernes, 12 de abril de 2013

FRANCO Y EL ASESINATO DEL GENERAL BALMES


Franco y el asesinato del general Balmes

"Creo que Franco ordenó un asesinato para empezar la guerra"
"Hubo una entrevista a solas Balmes-Franco en torno al mes de mayo del 36. Balmes salió muy serio de esa entrevista"
"Al liquidar a Balmes Franco se hace con la guarnición. Con Balmes en contra se trastocaban los tiempos del golpe"

Angel Viñas está convencido de que Franco ordenó asesinar al general Amado Balmes Alonso, responsable militar en Gran Canaria, para dejar expedito su paso e iniciar la Guerra Civil el 18 de julio de 1936. Ángel Viñas Martín (Madrid, 2 de marzo de 1941) es un economista, historiador y diplomático español, conocido por sus estudios de carácter histórico y económico sobre la Guerra Civil Española y el franquismo.

El historiador no tiene los documentos, pero mantiene que de otro modo sería inexplicable la versión que el franquismo dio desde un principio de que el militar se había disparado su pistola al desatascarla contra su bajo vientre.



Franco hizo que el Dragon Rapide, el avión que le sirvió para salir de Canarias y empezar la rebelión en África, aterrizara en Gran Canaria. Balmes murió el 16 de julio; Franco dejó Tenerife para estar en el entierro, y desde la isla de enfrente emprendió un viaje que cambió su destino, y el de la República.

El libro en el que explica sus sospechas sobre el posible asesinato de Balmes que ordenaría Franco está publicado, como la mayoría de los suyos, por Cátedra, se titula La conspiración del general Franco y nació de su deseo de investigar la hostilidad británica hacia la República. Como tuvo que buscar en el origen inglés del Dragon Rapide y de su tripulación, halló que este avión voló a Las Palmas en circunstancias que permiten dudas; esas dudas le llevaron a hacer pesquisas que están a medias entre el historiador y el detective. Juntos en la misma persona el historiador y el detective, Viñas llegó a conclusiones que arrojan dudas muy serias sobre la versión oficial: la muerte de Balmes pudo haber sido un asesinato premeditado y alevoso.

En el libro, además, Viñas se muestra muy enfadado con parte de la historiografía española que dio por sentado que Balmes murió en un accidente sin hacerse las preguntas que hubieran incriminado a Franco, y también con la desfiguración interesada de los inicios de la guerra para ocultar lo más oscuro de la conspiración.

Pregunta. Está usted indignado, se ve en el libro.

Respuesta. Soy de los que creen que el franquismo montó una historia, un dogma, un corpus de doctrina para explicar los orígenes y el desarrollo de la Guerra Civil y sus consecuencias. Y ese dogma no tiene mucho que ver con la realidad.

P. Lo manipularon.

General Amado Balmes Alonso
R. Sí, manipularon ese pasado un tanto mitológico en función de sus conveniencias políticas. Un poco como lo que pasó en la URSS en la época de Stalin. En el caso soviético fue mucho más exagerado porque también los crímenes eran de otra magnitud, pero en la sustancia, cuando rascas, el enfoque de Franco no es diferente del enfoque de Stalin, o de los servidores del poder en uno y en otro caso. Inventaron ambos una historia que sirviera para explicar lo que es difícilmente explicable. Por ejemplo, la muerte del general Balmes.

P. Dota usted a Franco de una enorme capacidad maquiavélica.

R. No, no. No es que Franco sea maquiavélico; es un hombre astuto. Tampoco es que sea un gran general; no tiene experiencia en el manejo de la guerra, la suya es una experiencia con la Legión en Marruecos, que es una guerra colonial completamente subdesarrollada. Es un general cortesano y un general político. Eso es lo que hace en la República. El hombre de Estado que sabe anticipar el futuro... eso son bobadas inventadas para alimentar su ego. En tiempos de la República tiene muy claros cuáles son sus intereses, a los que sirve con disciplina y rigurosidad. Un hombre disciplinado.

P. Que se subleva.

R. Si es cierto lo que Pedro Sainz Rodríguez ha dicho en varias ocasiones, toda la operación que Franco monta en Las Palmas está orquestada para ponerse al frente del ejército de Marruecos. Hace tiempo, antes de morir, don Pedro me contó que quizá lo que quería Franco era ser alto comisario de España en Marruecos y que ese era su objetivo inmediato en julio de 1936. Ponerse a la cabeza de esa poderosa máquina de guerra que le hubiera dado un peso muy importante en el conjunto de los sublevados. Luego las cosas no fueron como él pensaba. Le fueron mejor. Lo que le allana el camino es la muerte del general José Sanjurjo, en accidente. Ese sí que fue un accidente.

P. Porque usted cree que la muerte de Balmes no fue un accidente.

R. Yo estaba siempre con la mosca detrás de la oreja mientras estudiaba la imbricación de los servicios de inteligencia británicos en el vuelo del Dragon Rapide. Y empecé a buscar documentos hasta que llegué al suceso de Balmes...

P. Y ahí empezó su pesquisa, como un detective.

R. Sí, puede decirse así. Estaba muy sensibilizado con el tema de Balmes. Que se pegara un tiro en las condiciones que se lo pegó me parecía raro. Fui a Canarias, hablé con unos y con otros y me encontré con alguien emparentado con el ayudante de Balmes en julio de 1936. Este me contó que hubo una entrevista a solas Balmes-Franco en torno al mes de mayo de 1936. Fue a solas. Balmes salió muy serio de esa entrevista... En la familia del ayudante del general se comentó mucho esta circunstancia: qué le diría Franco a Balmes que salió tan circunspecto de una reunión supuestamente amistosa.

P. ¿Y qué le pareció raro a usted mismo?

R. Que habiendo tanta literatura sobre esa época, nunca se dijera nada de esa reunión secreta. Lo comenté con Gabriel Cardona, el extraordinario historiador militar que acaba de fallecer. "¿Cómo te suena?", le dije. "¡Me suena muy mal!", me dijo. Y me aconsejó que leyera el libro de Pinto de la Rosa, que era, cuando murió Balmes, el juez militar que se hizo cargo de aquel accidente. Claro, por el hilo tiras del ovillo. Y aquellos disparates que él cuenta, apoyados por las cosas aún más absurdas que publicaba la prensa de la época, me encendieron las luces. No fue una muerte casual. Alguien empujó la pistola, parece evidente.

P. Dice usted que Franco estuvo activísimo y una de sus actividades podría haber sido acabar con Balmes...

R. Su objetivo era sublevar las guarniciones de Tenerife y de Las Palmas. La de Tenerife la tenía en su mano porque él estaba allí, pero no disponía de la de Las Palmas, necesitaba hacerlo a través de personas interpuestas. Yo sospecho de las personas interpuestas. Por ejemplo, de Rafael Díaz-Llanos, que está en una misión de larga duración en Las Palmas, enviado por Franco. Eso aparece en la hoja de servicios de Díaz-Llanos. Podría haber ido para otras cosas, pero a mí me resulta sospechoso. 

P. La mayoría dice que todos los oficiales de Las Palmas estaban a favor de la sublevación.

R. No, no, no. No lo sabemos. Es posible que algunos lo estuvieran, otros no lo estaban.

P. ¿Y Balmes?

R. Balmes era el general. Pues Balmes no estaba convencido. Luego se dice que sí, pero eso todo es a posteriori. Este es un asesinato, creo yo, bien planeado, bien ejecutado, pero hay que disimularlo. No solo el día 17 de julio. Pues al día siguiente es el alzamiento y ya hay que preparar argumentos para que la historia se diga como Franco quería. Así que cuando se decreta el bando de guerra (¡y qué bando!), a ver quién se mueve para explicar lo de Balmes.


P. Pero Franco va al entierro.

R. Va al entierro porque quiso matar a Balmes y quiere estar en su sepelio en Las Palmas. Allí lo espera el Dragon Rapide; él hace la carambola de obligar a que el avión británico aterrice ahí porque ese es su plan, y para eso ha de tener un pretexto que le lleve a Las Palmas.

P. Todo planificado, pues.

R. Exactamente, lo tiene todo planificado. Además, lo sabemos por el testimonio del marqués de Luca de Tena, que tiene que ir a Las Palmas a principios de julio. El marqués no tiene por qué saber lo que está pensando Franco, y Franco, naturalmente, no le diría nada. Lo que Franco sí dice es: "Quiero el Dragon Rapide en Las Palmas". Ahí es cuando puede planificar también su acción sobre Balmes.

P. ¿Y quién mata a Balmes, según sus sospechas?

R. Hay unos papelitos en el Gobierno militar. Dicen que ese día de la muerte Balmes está revistando armas de la sección de destino. ¿Un general revistando armas de los cuatro gatos que hay en esa sección? ¡Un general no hace eso! ¿Por qué lo hace? Probablemente porque se quiere cerciorar de que su guardia, los que están más cerca de él, estén armados. En el regimiento hay un oficial que se encarga de la gestión de armas. Su nombre no aparece. Por consiguiente, debería haber estado allí, y a él se dirige Franco unos días después, y acomete misiones ultrasecretas... Pudo haber sido él.

P. ¿Y por qué no dice el nombre?

R. Porque no tengo la certidumbre. Es que en realidad no sabemos cómo murió Balmes, pero sí sé que la versión que siempre se ha manejado no se sostiene bajo ningún concepto... Al liquidar a Balmes, Franco se hace con la guarnición y deja el camino expedito, pues con Balmes en contra se trastocan todos los tiempos del golpe, y ese era un riesgo grave.

P. Como el asesinato.


R. Por eso lo disimulan. Si trascendía el asesinato, era un asunto de importancia capital: mataba, o mandaba matar, a un compañero suyo antes de que se haya declarado el bando de guerra. Parece algo banal tal como fueron las cosas, pero no, ¡es un asesinato con premeditación y alevosía. Y punto!

P. Pues el silencio dura hasta hoy.

R. Convenía. Fíjate que cuando la viuda de Balmes pide la pensión completa, los juristas del Cuartel General se la niegan porque no murió en acto de servicio, sino por "una gran imprudencia" al ponerse el cañón de la pistola con la mano izquierda en el bajo vientre... ¡A quién se le ocurre! Y Franco se hace el distraído. Y a quién se le ocurre no indagar qué pasó con la pistola, que el chófer se deja olvidada en algún sitio...

P. Lo que llama la atención es que sus sospechas sean inéditas...

R. Sí ha levantado sospechas. Paul Preston se las hace en su biografía de Franco. ¿Por qué Balmes no tiene un monumento, ni está entre las víctimas de los caídos? Algunos desaprensivos dicen que esa manera de tratar la pistola era una técnica del general... ¡Pamplinas!

P. Trabajó usted como un detective.

R. Sí, he trabajado como un detective, pero que no me pidan la orden de asesinato. Eso se dice de palabra, se da una orden y ya está. Personalmente no tengo ninguna duda. Pero eso no lo puedo decir, no puedo decir que haya encontrado la orden de asesinato. Además, eso no se encuentra.

MÁS INFORMACIÓN
Viñas es catedrático, ha ejercido la diplomacia, es autor de "El escudo de la República" (sobre el oro de Moscú), "El honor de la República" (sobre el acoso fascista, la hostilidad británica y la política de Stalin), y recientemente publicó la edición de las memorias de Paulino Azárate, político y diplomático muy ligado a Juan Negrín.



LEVANTAMIENTO, GOLPE DE ESTADO Y COMIENZO DE LA GUERRA CIVIL EN MEDINA SIDONIA


Se cumplen mas de 75 años del inicio del levantamiento, golpe de Estado y comienzo de la Guerra Civil en Medina Sidonia, y para conmemorar esta fecha recojo en esta entrada la existencia de fosas comunes en dicha localidad que sirvieron de lugar de enterramiento para los represaliados asesinados por las autoridades franquistas.

Tras el levantamiento militar, una durísima represión se dio en la ciudad, dándose una notoria división entre los vecinos adeptos al bando sublevado y los que temían ser represaliados por sus ideales republicanos. En los días sucesivos al 18 de Julio de 1936, fueron fusilados entre 60 y 80 personas en Medina Sidonia, si bien hubo muchos residentes de localidades vecinas (Alcalá de los Gazules, Paterna de Rivera, Casas Viejas o San José del Valle). 

El 18 de julio de 1936 se produciría el levantamiento militar protagonizado por el general Francisco Franco, que triunfó desde los primeros momentos en la provincia de Cádiz. En Medina Sidonia, ese mismo día el comandante del puesto de la Guardia Civil, Manuel Martínez Pedré, se dirigiría al Ayuntamiento para imponer la nueva autoridad que se estaba implantando a raíz del golpe contra el poder legítimo de la República. De manera inmediata se pone en marcha la maquinaria represiva, donde junto a las fuerzas militares establecidas en la localidad, falangistas, monárquicos y gentes de derecha pasarán a “ajustar cuentas” con todos aquellos izquierdistas que se habían destacado en los años anteriores, que habían hecho la vida imposible a los patronos obligándolos a contratar a jornaleros en paro y que habían contribuido a acabar con buena parte de sus privilegios. Los socialistas asidonenses, aún suponiendo que se les avecinaban tiempos difíciles, no llegaron a calibrar en los primeros momentos el horror que estaba comenzando a desatarse, la saña y crueldad que se iba a emplear en esta represión que, con carácter general, perseguiría la eliminación física del enemigo. Y esto era inimaginable en unas personas que tenían la conciencia de no haber hecho otra cosa más que intentar mejorar las condiciones de vida de sus vecinos y contribuir al progreso de su pueblo. Tras la incertidumbre inicial, algunos socialistas de Medina Sidonia pudieron poner tierra por medio, huyendo a “zona roja”, como aparece en los informes municipales, llegándoles la represión y la cárcel al finalizar la Guerra Civil. En esta situación se encontraron personajes como José Suárez Orellana, Francisco Clavijo Utrera o Juan García Jiménez. La pena para otros fue la persecución y la cárcel, siendo el delito su pertenencia al Partido o a la U.G.T.: la del Presidente del sindicato Cristóbal Martínez, del Tesorero José Moya Paredes, Cristóbal Sánchez Jiménez, Francisco Herrera Quirós, José Marchante González (‘Talega’, cargo directivo de la C.N.T. y que pasó a la U.G.T.), Antonio Franco Pérez y José Betanzos Rodríguez.

Y, finalmente, los menos afortunados corrieron una suerte dramática: en las primeras semanas del Alzamiento, junto al alcalde Ruiz Enciso, tras ser encarcelados fueron fusilados los concejales socialistas Francisco Bello Guerrero y José González Pérez (‘Ganga’). La acción cobarde nunca sería reconocida oficialmente, y en un documento del Ayuntamiento en el que se relaciona la difícil situación de las familias de los represaliados o huidos, fechado en el año 1937 (“Padrón de niños desvalidos que existen en esta ciudad…”) se cita a estos compañeros como “desaparecidos”, dejando cada uno mujer y seis hijos en una situación lamentable.


La recuperación de la Memoria Histórica del alcance de esta represión está aún por escribir, pues es muy poco lo que ha trascendido hasta ahora; es una asignatura pendiente la de devolver la dignidad de muchos hombres y mujeres que padecieron la barbarie que trajeron los afectos al Movimiento Nacional.



Vendría a continuación un largo silencio, la eliminación física y el miedo imperante harían que la conciencia de los socialistas asidonenses permaneciera aletargada durante cuarenta años, hasta la muerte del dictador. 

El lugar de fusilamientos principal era el punto kilométrico 10 de la A-396 dirección Medina-Benalup, entre la venta “Cabrala” y la finca “Cantora” en un pequeño bosque de eucaliptos, aunque también hubo fusilamientos en los muros del cementerio municipal, como ocurrió con diez socialistas y diez republicanos ejecutados en ese lugar y arrojados a la fosa común.

Foto de Ángel Ruiz Enciso con sus alumnos en el patio de donde estaba el colegio, que hoy día es el Hotel Medina Sidonia
Ángel Ruiz Enciso con sus alumnos 

Entre las víctimas, el Alcalde y maestro Ángel Ruiz Enciso y su grupo municipal, fusilados al inicio de la contienda en la carretera anteriormente citada. Tras ser asesinado, Ruiz Enciso fue atado a un coche y paseado arrastrando su cuerpo por toda Medina Sidonia, dejándolo un par de días en la calle tirado. Al acabar tal vil vejación, fue enterrado en una fosa común del cementerio, mezclándose su cuerpo con el de los restos de fusilados en Medina, y los pobres de solemnidad que estaban ya sepultados allí. En dicho cementerio se han contabilizado un total de tres fosas comunes con víctimas del franquismo, situadas en los tres jardines que están tras entrar en el cementerio a la izquierda. Una placa conmemorativa recuerda desde hace unos años el lugar de enterramiento del que fuera el último alcalde republicano de Medina Sidonia.


No fue éste el único lugar de enterramiento en Medina Sidonia. En la pedanía de San José de Malcocinado (frente a la actual venta “El Negro”) apareció en los años 90 una zanja con cuerpos al pie de una antigua vía que comunicaba Medina Sidonia y Casas Viejas, camino frecuentado por camiones que trasladaban a los represaliados prisioneros desde una zona a otra. En un principio se creyeron que eran restos musulmanes, por la orientación hacia la Meca en la que estaban posicionados, pero tras consultar testimonios de los lugareños, se descartó esta hipótesis, reconociéndose como fosa común de fusilados durante la Guerra Civil.

Represaliados por la Guerra Civil en Medina Sidonia 

En aras del cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, el Ayuntamiento de Medina Sidonia realizó una investigación sobre la represión durante la Guerra Civil española y sus víctimas.

Acercamos a este blog un listado de asidonenses que se vieron encarcelados, así como el nombre de dos ejecutados.

En la Prisión del Partido Judicial de Jerez de la Frontera consta que estuvieron: Manuel Cepero Gautier, Francisco Fernández Cornejo, Antonio Flor Jiménez, José Flor Quintero, Salvador Flor Quintero, Manuel García Alarcón, Manuel García Catalar, Juan Jiménez Calderón, Alfonso Núñez Gautier y Diego Sánchez González, todos ellos jornaleros, junto con Alfonso Quintero Jiménez, Teniente de Alcalde de la última corporación republicana y socialista, Antonio Marchante Tovar, carpintero, y Juan Mata Llama, peluquero.



Uno de los ejecutados fue José Mota Cornejo, Asesinado por pertenecer a la CNT en la carretera de Medina a Chiclana, en el paraje de Pino Gordo. No le fue aplicado consejo de guerra.


Continuamos el listado de asidonenses que fueron víctimas de la represión de la Guerra Civil, bien durante la contienda, bien e años posteriores. Indicar que aparecen nombres tanto de habitantes de Medina Sidonia como de sus pedanías (Malcocinado-Los Badalejos e incluso Casas Viejas, que ya es sabido que se independizó más tarde).

AGUILAR LEAL JOSÉ MARÍA, AGUILAR LEAL MANUEL, AGUILERA FERNÁNDEZ JOSÉ, ALFARO MUÑOZ JUAN, ALFARO MUÑOZ MANUEL, ALFARO PERALTA MANUEL, ANDRADES EXPÓSITO MANUEL, ANILLO MARTÍNEZ JUAN (C286-40 Leg.68 nº1003), APARICIO LÓPEZ JUAN, APARICIO SÁNCHEZ JOSÉ, ARAGÓN DELGADO MARIANO, ARIZA SÁNCHEZ ANTONIO, ASTORGA LOZANO TOMÁS, ASTORGA MATEO ANDRÉS (detenido por el capitán Caballero Ocaña el 20 de octubre de 1949 por facilitar documentación falsa para que los guerrilleros antifranquistas, conocidos también como Maquis, pudieran abandonar el país).

ÁVILA GARCÍA ARCADIO, BANCALERO GARCÍA MANUEL, BANCALERO GUTIÉRREZ JUAN, BANCALERO ROSANO JOSÉ, BARBA FINEO SEBASTIÁN, BARBA FUENTE ANTONIO, BARBERÁN LARA JOSÉ (de Casas Viejas y afiliado a la CNT), BARRIOS GUERRERO JOSÉ, BASCUÑANA ESTUDILLO PEDRO, BAZÁN DÍAZ AGUSTÍN, BELLO BENÍTEZ MANUEL, BELLO GUERRERO ANTONIO, BELLO GUERRERO FRANCISCO.

BELLO LÓPEZ ANTONIO, BELLO RUIZ JUAN, BELLO RUIZ JULIÁN, BENÍTEZ GALIANO SEBASTIÁN, BENÍTEZ GARCÍA FRANCISCO, BENÍTEZ GARCÍA MANUEL, BENÍTEZ RUJANO RAMÓN, BENZO MADERO ROSARIO, BERROCAL CALVENTE JOSÉ, BETANZOS RODRÍGUEZ JOSÉ, BLANCO HERRERA JOAQUÍN, BOLAÑOS BENÍTEZ ANTONIO, BOLAÑOS CEPERO JUAN (encarcelado con su hermano Manuel por los sucesos ocurridos en enero de 1933, levantándose campesinos pidiendo tierras. Luego participaron en la Guerra en el bando republicano, y fueron posteriormente juzgados en juicio sumarísimo), BOLAÑOS CEPERO MANUEL.

BOLAÑOS CEPERO PASCUAL, BRAVO PANTOJA MANUEL, BRAVO ROMERO RAMÓN, BUTRÓN LINARES ÁNGEL (Médico y Alcalde republicano), CABELLO CASTILLO ANTONIO, CABELLO PÉREZ FRANCISCO, CABELLO PÉREZ MIGUEL, CALDERÓN GIL DIEGO, CAMPOS CARRANZA FRANCISCO, CANDÓN QUIRÓS ANDRÉS (de Casas Viejas, había estado encarcelado antes por los Sucesos ocurridos en Casas Viejas), CANDÓN ROMERO SEBASTIÁN, CANTERO BELLO DIEGO, CARDENAS CALDERÓN MANUEL, CARMONA MAGRO ANTONIO, CARRASCO CHAVÉS JOSÉ, CASADO ANILLO DIEGO, CASCAJO ORTEGA JOSÉ, CASTELLANO TORRENTE JOSÉ, CASTRO LENOS MANUEL y CASTRO MACÍAS FRANCISCO.

CLAVIJO UTRERA FRANCISCO (de Casas Viejas, encarcelado por ser padre de un desertor), COLLANTE SÁNCHEZ AMBROSIA, CORNEJO DELGADO ANTONIO (vecino de Casas Viejas y absuelto de los sucesos de dicha zona), CORNEJO MORENO DIEGO, CORNEJO RUIZ JUAN, CORTABARRA VERA SEBASTIAN alias “EL SERENO” (benalupense que muere en la prisión castillo de Sanlúcar), COSME MARCIAL (maestro de Medina Sidonia), COTE PALMA FRANCISCO, CRUZ MORENO RAFAEL, DÁVILA MENDOZA MIGUEL, DE LA FLOR ANTONIO, DELGADO CORTABARRA LUIS, DELGADO DELGAD FRANCISCO, DELGADO MARCHANTE MANUEL alias “MORRUO” (asesinado), DÍAZ BERNAL FRANCISCO DE PAULA, DÍAZ LAGO JOSÉ MARÍA, DÍAZ LAGO MANUEL JOSÉ, DOMÍNGUEZ ABEZADA ALFONSO, DOMÍNGUEZ CANDÓN MANUEL, DOMÍNGUEZ DELGADO ANTONIO, DOMÍNGUEZ GUTIÉRREZ MANUEL, DOMÍNGUEZ MUÑOZ FRANCISCO, DURÁN FERNÁNDEZ ANTONIO (de Casas Viejas), DURÁN FERNÁNDEZ JOSÉ (huye a Francia y es llevado al campo de concentración de Septfonds), ESPINOSA MORILLO FRANCISCO , ESPINOSA MORILLO GASPAR (pasa del bando nacional al republicano, pero es puesto en libertad), ESTUDILLO VERA MIGUEL.

FERNÁNDEZ CORNEJO JOSÉ, FERNÁNDEZ GARCÍA JUAN, FERNÁNDEZ GUERRA FERNANDO, FERNÁNDEZ GUERRERO FRANCISCO, FERNÁNDEZ HERRERA FRANCISCO, FERNÁNDEZ JIMÉNEZ RITA (GITANA), FERNÁNDEZ MONTERO ANTONIO, FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ ANTONIO, FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ FRANCISCO alias “TURRUJAL”, FLOR CORNEJO DIEGO, FLOR CRUZ ANTONIO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en