- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

lunes, 17 de marzo de 2014

¿Somos buenos o malos por naturaleza?




¿Somos buenos (o malos) de nacimiento?. ¿Nacemos buenos y nos malogramos, o nacemos malos y mejoramos con el tiempo?. Éste es un tema recurrente en la historia del hombre. San Agustín, filósofo romano del siglo IV, decía que nacemos con el pecado original y sólo nos puede salvar un poder divino. Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVI, menciona que somos seres salvajes y egoístas, y que nuestra evolución tiene mucho que ver con nuestra sociabilidad. Jean-Jacques Rousseau, ilustrado del siglo XVIII, argumenta que nacemos buenos y preocupados por el otro, aunque eso se puede torcer a la mas mínima. Pero no sólo la filosofía se preocupa por esto, también la ciencia ha intentado estudiar los comportamientos humanos con el animo de dilucidar esta cuestión.

Siempre se ha dicho que los niños son muy crueles porque, sobre todo y fundamentalmente, no son conscientes de la naturaleza y consecuencias de sus actos. A nuestros pequeños los solemos llamar diablillos cuando nos "obsequian" con alguna travesura e, incluso, les reímos esas "gracias". Pero los últimos estudios psicológicos revelan que, al contrario de la creencia popular, los niños saben distinguir perfectamente el bien del mal desde una edad muy temprana. Y no solo conocen la diferencia, sino que, ademas, prefieren a los buenos.

Prueba tras prueba, investigadores y científicos, vienen comprobando que los BEBÉS de ¡¡¡CUATRO A SEIS MESES!!! muestran ya una predilección por quienes actúan de una manera correcta. Esto ha llevado a concluir que la moralidad viene de nacimiento, es decir, no somos buenos SOLO porque nuestros padres y educadores nos enseñen a serlo, sino porque ya venimos preparados de fabrica para ello.

guarderia-infantil ¿Qué pruebas pueden practicarse con un ser humano que todavía no ha aprendido a hablar y que, por tanto, no puede comunicarnos su pensamiento?. Cierto que los bebés son incapaces de contarnos nada, pero lo que si podemos es fijarnos en su comportamiento y en sus preferencias ante determinadas situaciones o estímulos. Con esta idea, investigadores y estudiosos han convertido sus salas experimentales en guarderías en donde muestran a los pequeños un divertido espectáculo de marionetas cuya trama elemental contiene un dilema moral. No se trata de plantearles algo tan retorcido como valorar los trucos del lobo con Caperucita, ni escoger entre las diferentes personalidades de los tres cerditos, por ejemplo. Estos serian argumentos demasiado complejos aun para ellos. Se tata de ideas mas simples.

Para comprobar si los bebés tienen conceptos morales, la profesora Kiley Hamlin, de la Universidad de la Columbia Británica, en Vancouver (Canadá), ha creado un escenario muy básico: una empinada cuesta de color verde donde interactúan tres formas geométricas, equipadas con ojos que les dan una apariencia más humana. El protagonista es un CIRCULO rojo que intenta llegar a lo mas alto de la pendiente:

1.- la primera escena lo muestra en solitario, resbalando por el camino, incapaz de conseguirlo por sí solo.
2.- a continuación, un CUADRADO de color azul se convierte en su aliado y lo empuja desde atrás, ayudándole así a conseguir su objetivo.
3.- acaba la escena y se baja un telón negro que marca la transición a la tercera parte del show: de nuevo aparece el CIRCULO en solitario y, cuando está a punto de alcanzar la cumbre, entra en escena un malvado TRIANGULO amarillo que lo devuelve sin compasión hasta la planicie donde comenzó su esforzada andadura.

Al terminar cada una de las historias, repetidas varias veces para tener la seguridad de que el pequeño se habitúa al argumento y lo entiende, llega el momento del veredicto. En una mesa ante cada espectador (cuya edad oscila entre los seis y los diez meses) se colocan los tres personajes decisivos: el que hace de protagonista, el CIRCULO rojo, el colaborativo CUADRADO azul y el fastidioso TRIANGULO amarillo. El resultado se medirá en función de cuál prefiera coger y tocar en primer lugar el bebé. Pues bien, el dictamen de este tierno y jovencisimo jurado no admite lugar a dudas: “La inmensa mayoría se decanta por el personaje más positivo”. Por ejemplo, en una de las tandas de pruebas, el 87,5% de estos bebes preferían agarrar la figura REDONDA, por pura simpatia. Más impresionante todavía resulta este dato: el 100% de los más pequeños del examen, los que tenían menos de seis meses, ignoraron sin excepción a la pérfida figura del TRIANGULO amarillo.

Pero los investigadores quisieron llegar mas allá e intentar entender como reaccionaban ante las mismas escenas bebes aun mas jóvenes, de tres meses. No es fácil dilucidar los razonamientos de un ser que ni siquiera es capaz de coger objetos, facultad que se suele desarrollar a partir de los cuatro meses y medio. Para ello se fijaron en lo que observan, en lo que les llama la atención y durante cuanto tiempo. Durante treinta segundos se mantiene cada una de las figuras anteriores delante de la cara de estos tiernos espectadores tan pequeños y se cronometra el tiempo que le dedican. ¿Qué ocurre?. Pues que concentran su atención visual en las figuras bondadosas ( el aguerrido CIRCULO y el colaborativo CUADRADO) y desprecian al desalmado TRIANGULO. Muy indicativo resulta también un tercer experimento en el que se introduce un nuevo personaje, con un comportamiento neutral: otro CIRCULO blanco que sube y baja la montaña sin ayuda de nadie ni siendo molestado, pero que no colabora ni con el bueno ni con el malvado. Cuando le ofrecen a la audiencia escoger entre estos cuatro personajes, siete de cada ocho se inclinaban por los mejores (los dos CÍRCULOS y el CUADRADO) desdeñando al pérfido TRIANGULO. La lectura, por tanto, parece clara: hay que evitar a los malos ante todo.

Mas allá de todo esto. Si vemos en el cine una película infantil, es posible que en algún momento se produzca la típica reacción del aplauso entre los mas jóvenes cuando el bellaco recibe, al final, su merecido escarmiento. ¿Que ocurrirá si ponemos a un bebé ante una situación similar?. También se hizo, y con un argumento y unas figuras algo diferentes a todo lo anterior. Primero se desarrollan escenas repetidas tantas veces como sea necesario para que al bebe le quede claro quien es el bueno y quien es el malo. Y luego se desarrolla una escena en donde el malo quiere hacer algo (sacar pelotitas de una caja, concretamente) y el bueno se lo impide. Los niños de ocho meses que asistieron a esta doble representación mostraron su aprobación cuando la figura que se había comportado mal o injustamente recibía su merecido, le daban de su propia medicina. Parece que los bebes entienden que "no es tan reprobable ser malo con alguien que antes fue malo con otro".

Así, prueba tras prueba, el mensaje lanzado por los bebes desde su aparente candidez parece hacer una distinción clara y prematura entre el bien y el mal, con predilección por lo primero.

Para terminar, y a modo de conclusión, podemos hacernos varias preguntas:

✹✹ ¿A partir de que edad un ser humano es capaz de hacer daño a otro?
Mientras no haya autonomía motora, parece imposible. Pero cuando el pequeño empieza a desplazarse, aunque sea a gatas, ya pueden dar indicios: algunos disfrutan haciendo daño a sus compañeros de guardería y torturando pequeños animalitos en el recreo, a espaldas de sus educadores.

✹✹ ¿Y se observan diferencias de genero? ¿Quienes son mas malos, los chicos o las chicas?
Los chicos se pelean mas que las chicas y, ademas, una vez producida la refriega se pasa a otra cosa como si nada hubiera ocurrido. Las chicas son mas de complots para calumniar y marginar y, también, suelen recordar en mas ocasiones y mas nítidamente los agravios acaecidos.

✹✹ Como especie ¿siempre fumos violentos?

Las tácticas de ataque y defensa son, precisamente, las que nos han colocado al frente de todos los demás seres vivos. La agresividad es una de las habilidades de la conducta humana que nos hace competitivos y autosuficientes.

✹✹ Y entonces ¿tiene ventajas la cooperación?
La cooperación nos sale mas a cuenta que la competencia. Si el ser humano ha sido capaz de ocupar y colonizar todas las variedades climáticas y naturales del planeta (desde el Polo Norte a la Antártida pasando por selvas, mares y desiertos) es gracias a la ayuda mutua, a la cooperación. No hay prácticamente nada novedoso o interesante que podamos hacer en solitario.

✹✹ Si nos conviene cooperar ¿por qué no se extinguió nuestra capacidad de hacer daño a los demás?
Porque hay personas a las que aun les renta ser agresivas o egoístas e impositivas, porque la ganancia individual se sobrepone al beneficio común. Los bonachones, débiles o cumplidores, muchas veces, son utilizados por los que detentan el poder y la fuerza en beneficio propio.

✹✹ Y al revés ¿por qué no se ha extinguido la bondad?
Porque surge espontáneamente, la tenemos instalada en nuestro ADN de serie. Son las circunstancias que rodean a los individuos desde su nacimiento los que le harán determinar si prefieren ser buenos o malos, si van a tener pudor por mostrarse egoístas o colaborativos, y si esas características las ejercitaran en general o con algunos solo. Podemos decir que hay gente que nace sin resortes lesivos aparentes, a los que le resultara extremadamente difícil perjudicar a alguien, y también, verdaderos HPs que no se sienten para nada culpables o dolidos cuando realizan maldades o deslealtades con otro ser humano.

✹✹ ¿El equilibro es entonces el truco para sobrevivir en la sociedad que hemos creado?
La mayoría de nosotros mezcla atributos benignos y malignos. Todos, excepto los buenazos o HPs antes descritos, podemos actuar usando mas unos que otros. Es nuestra decisión y nuestra responsabilidad. Si a alguien posee la suficiente habilidad para mantener redes de cooperación y, ademas, es capaz de imponerse a las adversidades con cierta agresividad y determinación, dicho equilibrio puede ser beneficioso individual y colectivamente. La agresividad solo se convierte en un problema cuando es repetitiva, desmesurada y, sobre todo, IMPUNE.

✹✹✹✹ VAMOS, ¡¡¡QUE HABRÁ MALOS SIEMPRE!!! ✹✹✹✹

Pues parece ser que si, al menos en los próximos millones de años. En cada generación la naturaleza fabrica, si o si, un porcentaje de personas a las que, con reiteración, les beneficia aprovecharse y lesionar a los demás. Y como dejan suficientes descendientes viables y, a menudo, con mas y mejores oportunidades que el resto para continuar la cadena, pues no desaparecerán.

En este punto me gustaría hacer notar una idea de actualidad que deberíamos tener clara a estas alturas del campeonato. CORRUPTOS (hubieron, hay y) EXISTIRÁN SIEMPRE; LO QUE ES IMPORTANTE (ya se hace necesario) ES QUE NO QUEDEN IMPUNES. Poco habremos avanzado en la evolución humana como sociedad si no los identificamos, los combatimos y los apartamos del resto cual manzanas podridas haciendo, ademas, que reparen el daño causado y no se vayan de rositas. SEAMOS INTELIGENTES Y PERSISTENTES en esto, preocupándonos tanto por nuestros dirigentes, esos con los que nunca nos tropezamos en nuestra vida diaria, como por nuestros compañeros de trabajo o vecinos de inmueble. TODOS podemos combatir la injusticia allá donde se halle, y se manifieste como se manifieste. PERO OJO, de acuerdo a nuestras posibilidades y capacidades, teniendo en cuenta las circunstancias (favorables o no) y con el animo de perseguir un bien superior. LOS CEMENTERIOS ESTÁN LLENOS DE "HÉROES" IRRESPONSABLES ..... VALEROSOS Y DECIDIDOS SI, PERO NO TEMERARIOS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en