- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

viernes, 30 de agosto de 2013

Efectos colaterales de la vida en pareja



Como todos sabemos de alguna manera, aunque sólo fuera por pura y propia experiencia, vivir en pareja presenta ventajas e inconvenientes. Tiene un lado bueno y .......... "x" malos. El lado bueno es, precisamente, el que se suele coger tu pareja en vuestra cama. Los "x" lados malos son mas difíciles de perfilar. A ver si puedo ir desgranándolos (sin la orgullosa presunción de realizar un master ni, mucho menos, de sentar cátedra), aunque todos tenemos vividas circunstancias únicas y especiales que determinan nuestra valoración al respecto.


La vida en pareja, como un día oí o leí, no sé muy bien, es como una ciudad amurallada. Los que están dentro quieren salir de vez en cuando, y los que están fuera quieren tomarla con el mínimo esfuerzo o coste. Ocurre algo parecido a como cuando somos jóvenes y creemos, fundada o equivocadamente, que la otra pandilla, la de tus conocidos o la de tus compañeros de clase, se lo pasa mejor. No es cierto, y lo sabemos, ......... pero a todos se nos pasa por la cabeza alguna que otra vez. Pues bien, los casados también suelen creer (no siempre, claro) que los solteros tienen una vida de ensueño y viceversa. Probablemente, todos estemos equivocados al generalizar, pero nos resulta difícil no hacerlo. La cosa, como casi todo en la vida, va por barrios. Y nadie tiene una pócima mágica en esto, es como ser padres, que se aprende en el durante.

Pero vayamos al tema en cuestión, es decir, los efectos colaterales de la vida en pareja. Y permitidme que lo haga desde mi condición de varón heterosexual; no me creo con la capacidad ni autoridad suficiente para hacerlo desde otras perspectivas, que las hay por supuesto, pero como no son las mías ...... 

Voy al grano. El primero de los efectos colaterales que se me ocurre de la vida en pareja (en la heterosexual, insisto) se manifiesta en el menú. Ah ¿y por qué?. Pues porque cuando un varón empieza a convivir con "su" hembra, una de las cosas que le desaparecen, casi al instante y para siempre, es el llamado (su) primer plato. Desaparece de tu vida como por arte de birlibirloque (esta expresión la he añadido a otra de mis entradas de este blog y llamado El origen de les expresiones - clicar para ver), para no volver. ¡¡¡ A tomar por saco 20 siglos de tradición gastronómica en España !!! (en donde yo nací, 30 siglos - perdón por el apunte histórico, pero no puedo evitarlo) ¡¡¡A la basura la estructura organizativa de una típica comida casera heredada de madres y abuelas!!!. El primer plato se convierte, básicamente, en una "cosita" en el medio de la mesa, para "compartir" por supuesto, y generalmente de color verde o al menos apto para rumiantes. 

Vamos a ver ...... Cierto que debemos cuidar nuestra linea; en mi caso, mi "tipito mono" (interesado eufemismo que utilizo para describir mi esbelta figura). Pero ¿es necesario renunciar al aporte proteico adicional que proporciona el primer plato? Pues todo parece indicar que si. Hay una solución a este problema. No se alarmen varones del mundo. Y que pasa, necesariamente, por aquello de: "si quieres primer plato, te lo curras tú".

Otro de los efectos colaterales, y ciñendonos estrictamente a lo que es el menú , es que no te vas a comer ya un postre entero mientras dure tu vida en pareja. Nunca, eh. Olvídate de disfrutar en solitario de tu postre porque en pareja el postre, también y sobre todo, se comparte. Y eso aunque te hayas pedido una bola de helado o una uva (así, en singular). Es bonito compartir, claro que sí, pero llevarlo a estos extremos ¿construye o destruye una relación?. Si a esto le sumamos que, probablemente, en el momento de la decisión la habrás oído decir: "No, ....... si yo de postre no quiero nada", la situación se complica por no decir que se descuadra, se confunde o se desubica.


Si además, como viene siendo habitual en los meses preveraniegos o postnavideños, tu pareja se te pone a dieta (aunque solo sea un dictado de intenciones), entramos en lo que podemos denominar "lumping alimentario adicional intolerante". No sé exactamente si esto está estudiado, pero si no lo está, debería; tanta preocupacion por los talones agrietados y esto, que es mas importante, ni el mas puñetero interes cientifico. Yo, particularmente, solo sé que esta dolencia femenina pre-estival no le conviene a mi escaso tejido adiposo y lo formulo por ser una realidad existente, ciclica y pertinaz. Y ¿por qué aquello del ultimo adjetivo, lo de intolerante? Porque su dieta, sea la que sea y te pongas como te pongas, pasa ser tu dieta. Y ¿por que lo debes hacer? Por pura solidaridad, ¿que te creías?, y que ellas perciben como POR AMOR (no sólo a ellas, sino tambien a la dieta "mediterránea" pre-estival). 

Ella confeccionará un menú hipocalórico, lo pegará en la nevera, y a partir de ese momento, amigo, date por Fotoperdido; ese panfleto va ser para ti como la Constitución, es decir, inviolable, irreformable, la Ley de leyes. Lo mejor que te puede pasar es que, por lo menos, se lo curre un poco y coloree dicho menú con rotuladores. Así, te podrá resultar mas atractivo de leer mientras se te saltan las lagrimas. Llenará el panfleto con conceptos ininteligibles para tu intelecto tales como kéfir, tofu, sushi, nuggets, glicol, aduki, moon, sashimi, fletán, muesli, eggplant (esto último es berenjena en ingles, pero como es igual de raro, lo pongo), etc .... Tengo la sospecha, y con el paso del tiempo ya no la sospecha sino la seguridad, de que estos "alimentos" no deben estar muy buenos que digamos cuando ni se molestan en traducir sus nombres.

De la misma manera que si ella decide adelgazar, y tú lo haces también de forma solidaria o, por lo que podría llamarse empatía emocional, ....... si ella decide dejar de fumar puedes tener claro que se acabó el cigarrito de después (de la comida y de lo otro). Lo mas probable, incluso, es que tú y sólo tú lo consigas fehacientemente y del todo. Ella probablemente se quedará a medio camino y, con la cantidad de bodas que se programan en primavera, volverá a caer en el vicio en alguna de ellas al calor de la fiesta, de las copitas y del baile arrastrándote a ti en ello. Mientras tanto, tendrás que acostumbrarte a fumar en la terraza porque "tu" casa se acaba de convertir en una zona libre de humos. Que lo sepas.

Y, por otra parte, si ella decide durante vuestra estancia vacacional hacerse una sesión de fotos inolvidable, ten por seguro que te vas a pasar los días con la cámara fotográfica colgada del cuello y las cervicales maltrechas. Luego le ensañará las fotos a sus familiares y amigos y, como sólo sale ella, te preguntaran que donde estabas tú, que si te habías quedado en casa de "rodriguez".

Mención especial y aparte es necesaria para referirse al nuevo lenguaje de palabras y signos que debes aprender. Mas vale que te hagas con un ejemplar del Diccionario de la Pareja y te leas profusamente el apartado chica-chico (el chico-chica lo puedes obviar, ese no cambia casi nada con el cambio de situación). ¿Y por qué?. Porque las frases construidas por ella no "necesariamente" significan lo que parece que significan. Puede parecer que significan lo que parece que significan, pero no. Olvídate.

Por ejemplo, si te dicen: "Contenta me tienes". Pues no tires cohetes o te marques una fiesta, no muestres alegría o vayas a por champán, ¡¡¡¿estas loco?!!!; esa frase no significa lo que parece que significa. Hay que leer entre lineas y, sobre todo, en sus pupilas atendiendo a la entonación, que todo cuenta. ¿Eres de los que se creyó el cuento de que los hombres y las mujeres somos iguales?. Pues no hay nada más lejos de la realidad; en esto desde luego que no, definitivamente no. 

Los hombres y las mujeres nos comunicamos en distintos lenguajes. Nos venimos entendiendo, vale, pero usamos distintas formas de lenguaje oral y por signos. Pareciera que fuéramos de planetas diferentes, como dijera John Gray: "los hombres somos de Marte y las mujeres son de Venus", por cierto que buen libro. Siguiendo con los ejemplos, si una mujer con la que convives te dice: "Cariño (y esto lo dicen para llamar tu atención, ni caso; no lo entendamos al pie de la letra), ¿no estaría mejor el sofá al otro lado del salón?". No te esta preguntando, no. Te lo traduzco: "(Cariño)(¿) El sofá (no) estaría mejor al otro lado del salón ( y ponte a ello ipso facto) (?)".

Y es que las mujeres, en  general, utilizan con frecuencia lo que se llama discurso indirecto. Que no es más que el uso de la inteligencia y la suspicacia femeninas aplicada a la mediación, la manipulación, el control domestico de la situación y ........... a salirse con la suya, vaya. Esto parece que tiene una explicación lógica y es que a ellas les preocupa que el hecho de decir las cosas de manera muy directa suene a muy evidente, agresivo o manipulador, a que se les vea el plumero. Y ¿por qué les preocupa esto? Porque le temen al rechazo, eso les rompe los esquemas. A la negativa, al desacuerdo o a la confrontación insulsa, no están acostumbradas; no traen soluciones de serie para eso.

Cierto que este tipo de comunicación indirecta les funciona de maravilla entre ellas; emisor y receptor sintonizan la misma radio y (parece que) se entienden. Pero cuando aplican este tipo de lenguaje con nosotros presenta dificultades que, con el tiempo, aprenden/emos a solventar. Y es que hay un pequeño gran problema, los hombres usamos el discurso directo. Nosotros decimos los que pensamos sin filtros, no nos preocupan los desacuerdos o las
confrontaciones; es mas, entre hombres amamos la competencia y estamos preparados para ella desde el primer partido de futbito que jugamos. Siempre estamos midiendo nuestras capacidades y somos, esencialmente, prácticos y (algunos, incluso, sanamente) competitivos. Es por ello que comunicarnos de forma directa es algo natural para nosotros, y lo damos todo por sentado. No nos relacionamos desde las dobleces. No nos damos cuenta que los hombres y las mujeres no somos iguales o, por lo menos, caemos en esa circunstancia más tarde que ellas. Incluso estaría por aseverar que tardamos muchísimo mas que ellas en darnos cuenta de casi todo.  Nos han convencido y vendido (últimamente, también impuesto - véase la Ley de Cupos) ese cuento de la igualdad durante tantos años que esa es, probablemente, la razón por la que tú y yo hayamos hecho el idiota algo mas que un par de veces en nuestra vida. Te suenan de algo las frases: “Las mujeres nunca van al grano, al meollo de la cuestion”, “Las mujeres siempre hablan con indirectas”, “¡Quien entiende a las mujeres!”. Pues la verdad es que para entenderlas hay que saber traducirlas. Se tarda, eh; pero con un poco de interés por nuestra parte se consigue. Yo espero conseguirlo antes de llegar a la senectud o a la chochez.

A continuación expongo algunas frases con su traducción y alguna que otra recomendación personal (mojándome y exponiéndome innecesariamente, lo sé; pero comprometido que es uno). No te las tomes como de manual porque su significado muchas veces varía de acuerdo al contexto, a la mujer concreta que te "toque", a si estamos en esos "dichosos días" o no, a si ha habido últimamente comunicación con familiares y amigas, etc ... o vete tú a saber. Sólo es necesario usar un poco el sentido común, ese que es el menos común de los sentidos hasta el punto de que pocos lo conocen. Por lo tanto, a veces conviene usar la navegación manual o dirigida y dejar aparcado lo del piloto automático por unos instantes.


“No tengo con quien ir” traducción: Pasa por mí o ven conmigo. [Creo que esta frase no necesita mayor explicación]

“¡Ay que frío hace!” traducción: Necesito que me des tu abrigo (y pases frió tú, como buen caballero deberías entenderlo) [Recomendación: No hagas el tonto, dale una prenda de las que lleves puesta y, ya puestos, abrázala por si acaso va a ser eso]

“Mis padres quieren conocerte” traducción: Vamos a llevar la relación a un nivel más serio (posible lazo) [Recomendación: Corre amigo no te detengas… Jajaja. Bromas aparte, prepárate para conocerlos y recuerda "No hay una segunda oportunidad para una primera impresión; lo que hagas, digas, incluso pienses, te puede marcar toda una vida"]

“Cinco minutos” traducción: depende del contexto [Seguramente has oído hablar de la teoría de la relatividad de Einstein; pues cuando hablamos de mujeres el tiempo SÍ que es relativo. En el caso de que la mujer se esté arreglando, 5 minutos significa como poco media hora. Así que si éste es tu caso ahora, tranquilo puedes terminar de leer el post, compartirlo en el facebook y twitter, tomar nota e incluso imprimirlo. Uno nunca sabe cuándo puede hacer falta información tan valiosa como esta. Pero amigo, si ella te dio 5 minutos para terminar lo que estés haciendo, debes de tener en cuenta que esos 5 minutos son sólo 5 minutos -o menos- y si te pasas te lo va a reprochar]

“No me pasa nada” traducción: CUIDADO- OJO -DANGER - PELIGRO ¡¡¡significa que pasa de todo, menos nada!!!  y puede que algo gordo [Es típico que, como hombres que somos, confundamos esta frase ya que cuando nosotros decimos que no nos pasa “nada” es porque realmente no nos pasa nada. Por eso, si una mujer dice que no le pasa nada, podemos caer en la tentación de creerlo y dejarla sola o en paz. Crasso error, amigo. Precisamente lo que quieren es que le dediques (toda tu) atención, o empezará el drama. Recomendación: Ahórrate preguntas y ponte a su disposición; si es algo serio que tenga que ver contigo ya te lo dirá, ...... y quédate con la copla, más te valdrá]

“No estoy gritando” traducción: Si, te estoy gritando porque creo que esto es importante y estoy en mi derecho. [Seguramente pasaste algo por alto, pero ella no; lo considera importante y se puso histérica. Recomendación: preocúpate y pon interés en solucionarlo. La mejor forma de agradar a una mujer es hacerla sentir única]

“Vale”, “Ok”, “De acuerdo” traducción: No tengo ganas de discutir. [Estas son las palabras que las mujeres más utilizan para finalizar una discusión cuando han decidido que ellas tienen la razón y no merece la pena convencerte o, todo lo contrario, se han dado cuenta que no tienen la razón pero tu no debes saberlo. Recomendación: Debes callarte también, dejar ahí la conversación y procurar, en otro momento y situación, retomarla con mejores perspectivas de entendimiento]

“No hay problema”, "No, no me molesta" traducción: Si estas frases se pronuncian con cierto tono (cada mujer le pone el suyo, deberas afinar el oído) y van en plan de cabreo significa: Adelante, hazlo y atente a las consecuencias. [Estas frases debes planteártelas como los órdagos en el mus y, desde luego, no significa para nada que la mujer te esté dando permiso, mas bien al contrario. Recomendación: Piensa bien lo que vas a hacer a partir de ese momento y, una vez decidido, hazlo con determinación. Los titubeos no son buenos en estas situaciones pues sumarias las consecuencias negativas de la duda a las propias del arrojo insensato]

"Ayyy" (gran suspiro) traducción: Un suspiro alto y claro significa que ella piensa que eres un idiota y se pregunta por que está perdiendo el tiempo discutiendo contigo. [Quien te haya dicho que discutir con las mujeres hasta el punto de partir la cuerda es una buena idea porque a ellas les va la marcha, te ha engañado amigo, y ese suspiro muchas veces precede a una firme determinación por su parte o, al menos, a un cambio de rumbo]

“¿Ah, si? Muy bien” traducción: significa que ella meditará cuidadosamente antes de decidir cómo y cuándo pagaras por tu osadía. [Ya se le pasara claro, pero siempre después que hacerte pagar el pato, y avisado quedas para los siguientes "¿Ah, si ...."]

“Gracias” "Perdona" "Lo siento" traducción: expresiones aun desconocidas [La mujer promedio (si es la "tuya") pronuncia estas palabras raras veces a lo largo del año. No obstante, si alguna vez las oyes de su boca, no hagas muchas preguntas ni te desmayes; sólo dale las gracias. Nota: si lo que dice es “muchas gracias”, "perdona, no volverá a ocurrir" o "lo siento de verdad", pellízcate bien fuerte; puede que estés dormido]

“Da igual”, “Haz lo que quieras”, “Como digas”, “Es lo mismo” traducción: es la forma femenina de mandarte al infierno [Es un grupo de expresiones muy parecidas a “No hay problema”, "No, no me molesta" Ya hemos dicho anteriormente que no es una buena idea andar discutiendo nimiedades, así que si no es nada importante, evítate (y evítale) los malos ratos]

“Tranquilo, lo he entendido”, “No te preocupes, déjalo así”, “Vale, no corre prisa traducción: significa que, aunque la mujer ha dicho al hombre en repetidas ocasiones que haga algo o le ha "aconsejado" como debe hacer algo, finalmente lo está haciendo ella misma por lo cual no esta muy contenta que digamos y convendría poner metros de por medio [Esto más tarde empujará al hombre a preguntar "¿Qué te pasa?" y la consiguiente respuesta de la mujer, seguramente será “Nada” explicado anteriormente]

"No tenemos mas que hablar" traducción: cuando tu pareja te dice esto, es que le quedan muchas cosas que decir. Vale, puede que en ese momento no, pero le quedan cosas en el tintero. [Recomendación: No te des la vuelta. Mejor, pon cara de estreñido o de Urdangarín en plena noche de Navidad; es lo que espera de ti, un cierto acojone. No la defraudes] 

 “¿De verás?”
“No me digas” traducción: No te ha creído nada [Cuando una mujer te pregunta algo y das una explicación que no considera creíble (aunque en verdad lo sea) ten por seguro que abrirá un dossier, seguirá indagando y que va a estar pendiente de futuros acontecimientos]

"¿Quién es esa?" traducción: ¿Quién es esa P#&@ y que es lo que quiere (tiene) contigo? [Esta no es sólo una simple pregunta fruto de una inusitada e inocente curiosidad. (Casi) todas las típicas escenitas de celos empiezan por ahí, así que mucho cuidado con lo que contestas]

“Si mi amor” traducción: fin de la discusión [Las mujeres suelen utilizarla cuando quieren hacerte creer que tienes la razón, pero en realidad dicen eso para terminar una charla que ya no les interesa y quedarse tranquilas de que te fuiste estúpidamente contento; es otro de sus hobbies]

“El amor no existe, es una mentira, una maldita falacia” traducción: Hazme creer en el amor [¿En serio crees que esa chica que se leyó y vio no sé cuantas películas de Crepúsculo y similares no cree en el amor?… ¡¡¡Pero si lo tiene instalado en su ADN!!! insensato]

Sé que no son todas las frases que podemos escuchar de labios de tu pareja y se me ha de pasar alguna, claro, pero éstas si que son significativas de la psicología femenina. Insisto, no hay manual. Cada uno debe ir aprendiendo (o desaprendiendo, según el caso)

  
Esto de tener un doble lenguaje o lenguaje indirecto les va bien para uno de sus deportes preferidos: una "buena" bronca (eh chicas, a veces os lo pide el cuerpo) y la consiguiente reconciliación posterior, claro. Disponer de un lenguaje que, en realidad, expresa lo contrario de lo que dicen les proporciona la escusa perfecta para introducir en el discurso aquello de "¡¡¡ es que no me entiendes!!!. Y lo que más nerviosas les pone es que les des la razón, que seas una pareja perfecta, comprensiva y sin defectos aparentes. Si le das la razón porque se la das y si no se la das porque no se la das ...... Total, mejor poner cara de pocker y aguantar el tirón. Está claro que a ellas, convivir con una pareja perfecta, le vienen bien solo al principio. Eso de decirle a sus amigas: .....

..... - Bueno, bueno, bueno. He encontrado al chico ideal. Es guapo,
inteligente, sensible, atento, sexy, me escucha, no bebe, no fuma, no le gusta el fútbol, no sale de marcha con sus amigos, me lleva a comprar ropa, esta loco por mi, no pone los pies encima de la mesa (ni le huelen), sube y baja la tapa del water, distingue dos tonos de verde mas que yo ( el espuma de mar y el primavera salvaje), etc ..... y lo mas importante de todo, siempre me da la razón .....

..... solo les parece atractivo al principio. Luego empiezan a cansarse
porque no encuentran motivo para la disputa. Pero tranquilo, que si no encuentran defectos en una primera época, es sólo cuestión de esperar el mero trascurso del tiempo. Y proporcionarle con ello otro de los motivos de su coexistencia como pareja ¿El qué? ¿Caminar juntos? No, eso es muy profundo ¿Tener sexo? No, eso es demasiado explicito  ¿Sumar potenciales? No, eso es demasiado matemático ¿La procreación y la educación de los vástagos? No, eso es demasiado bíblico y clasiquito a la vez. Mejorarte, muchacho, lo que les mola es MEJORARTEEEEEE.

Siiiii. Tu pareja, pasada la "pasión" inicial, entiende que cumple contigo una función social que debería desgravar, incluso, en la declaración de la renta. Entienden que llegamos a sus manos como diamantes en bruto (eso, sólo los mejores) y que debemos ser pulidos. Somos como "tronistas" del programa de MYHYV que, gracias a
ellas, terminamos como personas de bien. De hecho cuando nos dejan no es porque nos hayan dejado de querer, es porque ya no saben que más cambiarnos. Pero ¿cuando saben que están consiguiendo convertirnos en pseudoperfectos? Cuando, por ejemplo, comprueban que salimos de la ducha para mear. Y entonces nos colocan en el mercado de nuevo para que otra continué con el trabajo empezado por ellas. Son extraordinariamente corporativas.

En definitiva. Que así te pasas todo el rato casi sin notarlo: traduciendo frases, moviendo muebles, haciendo fotos, fumando en la terraza, compartiendo postres, .... para terminar haciendo lo que hacen todas las parejas. A saber: ir a por el/la niñ@. Y esto es otra "sugerencia" que se suelen marcar las féminas: "Cariño, ¿no deberíamos ir a por el niño?" Traduzco: "(Cariño) (¿) (no) Deberíamos ir a por el niño (ponte a ello ipsofacto) (?)". Debo reconocer que esta sugerencia no está del todo mal, siempre será mejor que volver a mover el sofá de sitio. Es un periodo nuevo y desconocido el que se abre ante ti, que lo sepas; al menos no tendrás que preguntarle por si tiene dolor de cabeza. Se le cura la cefalea durante un tiempo. ¡¡¡Misterios de la psicología femenina!!!

Para ser honestos, también nosotros provocamos efectos colaterales en nuestra vida en pareja. Justo es reconocerlo. Y conviene mencionarlo en algun parrafo aunque solo sea por equilibrar. Como cuando en los días festivos, sobre todo, y sin razón previa aparente le decimos a nuestra pareja; "Hoy cocino yo". Que traducido significa: "Hoy (me voy a pasar toda la mañana en la cocina haciendo ruido y usando todo lo que vea, porque conozco un plato que solo) cocino yo (de tal manera que va a resultar mejor reformar la cocina que limpiarla)". O como cuando, si somos amantes de la naturaleza, le decimos a nuestra pareja: "Hoy vamos a comer al campo". Como idea está bien, pero por favor, no hagamos que nuestra pareja se levante a las cinco de la mañana para ir al campo. ¿Que necesidad hay?. Porque, como todos sabemos, cuando una pareja vive bajo el mismo techo y decide ir al campo, se produce el consabido reparto "equitativo" de tareas. Es decir: el conduce ....... y ella prepara la ensalada, la tortilla, los filetes empanados, las natillas (para compartir, recordad) mientras nosotros le decimos: "Jo, vaya si tardas para prepararte, hija. Yo estoy listo desde hace una hora ya". Los mas malintencionados, los profesionales, incluso, para tener un día redondo, provocan una discusión de ultima hora (con el tiempo aprenden donde esta la llaga y ahí es donde meten el dedo) para poder volver de la comilona escuchando los resultados de la jornada de fútbol en la radio del coche, con ella callada mirando por la ventanilla y sin ganas de conversación. Se las saben todas.

No quiero parecer tremendista y haceros pensar que la vida en pareja no tiene cosas buenas. Las relaciones de pareja tienen efectos secundarios, como (casi) todo en la vida. Pero también los tiene el vino y mira si nos gusta una copita de vez en cuando. Tampoco hay que desdeñar otra ventaja que muchas veces se pasa por alto. No hay nada mejor que terminar una dura jornada de trabajo, volver ilusionado a casa a disfrutar de lo que se viene llamando desde tiempos troglodíticos el "descanso del guerrero" y comprobar como tu mujer, que suele estar esperándote en casa para proseguir juntos la jornada (eufemismo de llevarte la agenda), ............................ AUN NO HA LLEGADO. Eso, que saben todos aunque nadie tiene narices de reconocerlo, no tiene precio.


CÓMO HACER A UN HOMBRE Y/O A UNA MUJER FELICES:


 

CÓMO HACER FELIZ A UN HOMBRE:

1. Hacer el amor con él
2. Dejarlo en paz de vez en cuando


puede que se me haya olvidado algo, pero creo que he sido exhaustivo. A ver, dejadme pensar un instante ........ mmmm si, he sido exhaustivo. 

Algunos hombres son, incluso, más simples que todo eso y les basta con que se cumpla uno de los dos puntos.
(Nota: las mujeres que conviven con hombres gilipollas, que los hay, consiguen "hacerles felices", sin atender a ninguno de estos dos puntos)


CÓMO HACER FELIZ A UNA MUJER:

En realidad no es demasiado difícil, ya que para hacer feliz a una mujer, un hombre sólo necesita ser:





1.   un amigo
2.   un compañero
3.   un amante
4.   un hermano
5.   un padre
6.   un maestro
7.   un chef
8.   un electricista

9.   un fontanero
10. un mecánico
11. un carpintero
12. un decorador
13. un estilista
14. un sexólogo
15. un ginecólogo
16. un psicólogo
17. un exterminador de plagas
18. un psiquiatra
19. un curandero
20. un buen oyente
21. un organizador
22. un buen padre
23. muy limpio
24. simpático


25. atlético
26. ardoroso
27. atento
28. galante
29. inteligente
30. gracioso
31. creativo
32. tierno
33. fuerte

34. comprensivo
35. tolerante
36. prudente
37. ambicioso
38. capaz

39. valiente 

40. determinado
41. sincero
42. divertido

43. apasionado



Sin olvidarnos de:

44. dar cumplidos regularmente
45. ir de compras con ella

46. ser honesto
47. darle seguridad
48. no estresarla
49. no mirar otras mujeres

Y, AL MISMO TIEMPO, TAMBIÉN DEBE:


50. prestarle mucha atención

51. otorgarle un montón de tiempo,
sobre todo tiempo para sí misma
52. darle mucho espacio, nunca

teledirigirla; aunque ella lo haga contigo.

PERO SOBRE TODO ES MUY
IMPORTANTE:

53. nunca olvidar
* cumpleaños
* aniversarios

* día de San Valentín
* acuerdos que establece (importantes o no).

AH, TODO ESTO SE FACILITA MUCHO SI ERES MUY, MUY, MUY SOLVENTE

















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en