- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

jueves, 15 de agosto de 2013

Iñigo Cabacas. Crónica de una herida abierta









Hace poco he tenido ocasión de visionar un emotivo y esclarecedor reportaje (podeis verlo arriba) sobre un suceso ocurrido hace algo mas de un año, y confieso que cuando ocurrieron los hechos no me quedó claro, en el que Iñigo Cabacas, de 28 años, falleció después de permanecer tres días en estado muy grave y en coma, a causa de las heridas producidas por el impacto de una pelota de goma disparada por la Ertzaintza en Bilbao en abril de 2012, tras un partido de fútbol.
Esther Quintana, otra de las victimas de las pelotas de goma

El documental refleja, mediante diversos testimonios y con una exactitud casi milimétrica, las horas posteriores al partido que el Athletic había disputado con el Schalke 04, el momento de la violenta carga de la Ertzaintza, que acabó con la vida de Cabacas, y los días posteriores. El documental se inicia situando al espectador dentro de la vorágine festiva y la euforia que rodeaba a aquel partido, con ayuda de recortes de prensa, de testimonios de algunos amigos e incluso de palabras de jugadores del club rojiblanco como Carlos Gurpegui o Andoni Iraola e incluye las grabaciones de las comunicaciones internas de la Ertzaintza difundidas por GARA y NAIZ
Impresionante. Te deja sin palabras; te hace meditar de que tipo de Policía tenemos, y a que tipo de Policía debemos y queremos aspirar. No deja indiferente a nadie, retrata como nada ni nadie el clima y relación existente entre la Policía y la ciudadania en el País Vasco. Emociona de principio a fin con una música como gran transmisor de sentimientos. Pasas de llorar escuchando a sus amigos y padres, a la rabia e indignación al comprobar que la justicia no existe, que la política (así con minúsculas) lo invade y enturbia todo, para terminar con el homenaje de su gente, aquellos que no olvidaran la positividad y buen corazón de Pitu, como le llamaban los suyos. Aquel disparo no sólo acabó con la vida de Iñigo, también con la de su abuela, con la de unos padres que perdieron a su único hijo y a unos amigos que vieron cómo les quitaban una parte de su propia vida.

Se me ocurren varias preguntas que, me temo, quedaran ya sin respuesta:

- ¿Que tipo de pelea provoco la llegada del primer furgón policial?

- ¿Por qué el mando de la central de Deusto, haciendo caso omiso de las informaciones que le daban sus propios subordinados, insistía de forma chulesca en que fueran a la herrico y "controlaran" lo ya de por si controlado?

- ¿Que tipo de persona es el policía, ertzaintza en este caso pero policía en definitiva, que tiraba del brazo de la chica mientras cuidaba de Iñigo. O el que le dijo que se fuera si no quería acabar igual?

- ¿Cómo se pueden ir a casa con tu familia algunos policías después de esto como si no pasara nada? ¿Qué tienen en vez de tripas?

- ¿Por qué alguien que no se informe bien de lo sucedido y solo disponga de la versión oficial, tendrá la sensación de que lo ocurrido tiene algo que ver con ETA, con lo abertzale, con la kale borroka, con "eso que pasa" en el País Vasco un día si y otro también?

- ¿Que tipo de gestión policial hace posible que unos policias personados en un sitio, y con toda la información, tengan que acatar las ordenes de un ciego demente malinformado?

- ¿Donde estaban los policías cuando se produjo la pelea previa, por la cual al herido le tuvieron que operar en Basurto para ponerle una placa metálica en un pómulo que tenía hundido, algo bastante mas grave de lo que se esta dando a entender?

- ¿Que mecanismo opera en la mente de un mando policial, cuando sabe que sus ordenes van a poner en contra a los testigos ciudadanos de determinados hechos de por vida?

- ¿Que extraña cualidad hace que la amiga de Iñigo tenga en mente solo ayudarle, encuentre fuerzas para recriminar a la policía su actuación, y tenga la entereza de poder contarlo con la lógica emotividad del recuerdo?

- ¿Por qué tanto corporativismo en ciertas profesiones y, desde luego, en la policía? ¿No seria mejor, ya por pura higiene democrática, depurar responsabilidades?

- ¿Por qué esa sensacion de impotencia propia y verguenza ajena no es general, y la tenemos solo unos cuantos?

- ¿Por qué, habiendo tantos HPs sueltos, en este tipo de situaciones acaban pagándola siempre los mejores?

- ¿Cuanto tiene que suceder en este país para que suceda algo parecido a una dimisión, una asuncion de responsabilidaddes, una restitución del daño causado, un reconocimiento o una digna memoria?

- ¿Cuando nos daremos cuenta de que cualquiera pudimos ser Iñigo?

- ¿ Que pesa mas en este tipo de acontecimientos: la pena, la rabia o la impotencia?

- ¿Por qué se usaron entonces, y se siguen usando ahora las dichosas y eufemísticas pelotas de "goma" (que no nos engañemos mas, matan o cuanto menos hacen mucho daño indiscriminado) pese a las directrices europeas en este sentido?

- ¿Quien decide que primero se "controla" la situación y luego se permite a las ambulancias acudir al lugar? ¿Quien, y en base a que, decide esas prioridades?

- ¿En que situación coloca este tipo de acontecimientos al ejemplar ciudadano de a pie? ¿Quien le dará la seguridad y tranquilidad necesarias?

- ¿Qué será peor, que la justicia llegue tarde o que ni llegue ni se la espere?


 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en