- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

domingo, 5 de mayo de 2013

Volvemos a la cima gastronomica mundial


El Celler de Can Roca

El Celler de Can Roca es un restaurante de Gerona (España), fundado en 1986 y especializado en cocina tradicional catalana, que está considerado el mejor del mundo y tiene tres estrellas Michelín. La cocina es de 210 m2 y la cava de 250 m2, ésta tiene más de 40.000 botellas de unas 1.600 referencias. El comedor tiene 80 m2 y doce mesas en las cuales pueden comer hasta 45 personas. El servicio está compuesto por una treintena de personas y dirigido por los tres hermanos Roca.

Con el paso del tiempo, la trayectoria de los hermanos Roca apunta a convertirse en leyenda. En el ámbito de la alta cocina se cuentan con los dedos de la mano las familias con méritos equiparables. Aquella sencilla casa de comidas en la que décadas atrás nacieron los tres hermanos —Joan, Josep y Jordi— a las afueras de Girona se ha consolidado como el testimonio más elegante de la vanguardia en cualquiera de sus versiones.

Tres pilares sustentan su trabajo: las recetas, excepcionales, síntesis de innovación y academicismo; la bodega, inabarcable, una de las más meditadas y mejor gestionadas del Viejo Continente, y los postres, intuitivos, que fusionan técnica e imaginación a partes iguales. No deja de resultar insólito que dentro de un mismo restaurante trabajen en libertad y en la misma dirección tres mentes brillantes, pero en campos distintos. ¿Cuántos restaurantes en el mundo se aproximan a la perfección absoluta? Ninguno. O muy pocos. Si alguno roza ese estatus, es precisamente El Celler de Can Roca.

“¡Por fin de nuevo al número uno!”. Este era el entusiasmo compartido de la “familia” (como ellos mismos insisten y demuestran) de cocineros españoles reunidos en Londres. El Celler de Can Roca, gastronomía vanguardista y libre de profundas raíces catalanas ubicado en Girona y liderado por tres genios de la cocina salada (Joan Roca), dulce (Jordi) y líquida (Josep), ha sido elegido como el mejor restaurante del mundo de la lista 50Best de la revista Restaurant. “Es maravilloso vivir este momento. Nos sentimos muy queridos, muy apoyados. Y este premio es muy importante para toda la cocina española. Demuestra que seguidos atrayendo las miradas de los gourmets de todo el mundo y refuerza la imagen del compromiso español con la vanguardia, que la creatividad está vigente, muy viva. La gastronomía española necesitaba un empuje como este para reivindicarse frente al mundo”, afirmaba, con su habitual templanza, Joan Roca. Sus hermanos Josep y Jordi lucían más nervios e incredulidad. “Estoy flipando, tenía expectativas, pero no me atrevía a ilusionarme del todo”, decía Jordi, el autollamado “postrero” de la casa Roca. Josep, jefe de sala y con los premios más prestigiosos de sumillería en su haber, ya se olía algo de la “catarata de afectos” cuando el lunes por la mañana, durante la presentación en Londres para prensa internacional de la ópera gastronómica de El Celler titulada Somni, el público les ovacionó durante más de 15 minutos. “Esto es muy fuerte, no hace falta que nos den nada más”, pensó Josep Pitu Roca. Pero se lo dieron: el gran premio. Y los aplausos resonaron en el auditorio londinense Guildhall. También hubo una ola de abrazos entre los colegas: René Redzepi, Massimo Bottura, Gastón Acurio... No había rivalidad, sino compañerismo.
 

Después que El Celler de Can Roca fuera nombrado el mejor restaurante del mundo, el Ayuntamiento de Girona ha organizado un acto en el que han podido verse caras conocidas de la sociedad gerundense pero también a ciudadanos de a pie, que no han querido perderse este reconocimiento.
El acto, que ha durado más de tres horas, ha transcurrido entre el Teatro Municipal de la ciudad y el balcón del Ayuntamiento; el maestro de ceremonias ha sido el escritor Josep Maria Fonalleras --íntimo amigo de los hermanos--, quién ha recordado al público asistente que el día que abrió El Celler de Can Roca, hace 27 años, nadie entró al restaurante.
En un ambiente tranquilo, familiar y humilde, los tres hermanos han agradecido a los asistentes todo el amor y cariño que han recibido siempre y especialmente estos días, y un emocionado Josep Roca ha expuesto: "Gracias a todos por perder vuestro tiempo y dedicarlo a nuestra historia".


El Celler de Can Roca, historia de barrio y de cariño
Los hermanos con sus padres, Josep Roca (a quien todos llaman “el jefe”) y Montse Fontané, en El Celler


Algunos premios y reconocimientos

  • 2000: Cocinero del año, por la Academia Española de Gastronomía.
  • 2002: segunda estrella Michelin.
  • 2006: se considera que sus platos "podrían estar en el Gugenheim de Bilbao o el Moma de Nueva York" y que "sus cavas son las mejores de España y quizás del mundo", según L'officiel voyage.
  • 2007: Mejor plato del año, por la publicación Vino + Gastronomía
  • 2009: 5.º mejor restaurante del mundo, por la revista británica Restaurant
  • 2009: el restaurante es escogido por la organización del Tour de Francia para representar a la cocina catalana y española en la presentación del país que se hace a su paso.
  • 2009: tercera estrella Michelin.
  • 2011: 2.º mejor restaurante del mundo, por la revista británica Restaurant.
  • 2012: 2.º mejor restaurante del mundo, por segundo año consecutivo, según la revista Restaurant
  • 2013: mejor restaurante del mundo, según la revista Restaurant.

Foto







 


Los otros españoles

Además del Celler de Can Roca, otros cuatro restaurantes españoles aparecen en la lista de 'Restaurant', dos de ellos entre los diez primeros puestos.
Mugaritz (Guipuzcoa) perdió el tercer puesto que obtuvo el pasado año para dejar paso al italiano Osteria Francescana, mientras Arzak, también de Guipúzcoa, mantuvo la octava plaza que se aseguró en 2012.
Quique Dacosta (Alicante) dio por su parte un salto adelante de catorce puestos en el ránking para situarse en la vigésima sexta posición, mientras que el Asador Etxebarri (Vizcaya) retrocedió trece posiciones, hasta la 44.
Entre los latinoamericanos, D.O.M perdió dos puestos respecto al pasado año y quedó sexto, mientras que Astrid y Gastón avanzó 21 puestos, hasta el décimo cuarto, y el mexicano Pujol ascendió hasta la décimo séptima plaza, mejorando la trigésima sexta que logró el pasado año.

Albergínia_a_la_brasa__mel_i_recuit_thumbDsc00441_-_copia_thumbEl_gol_thumbPuro_d_postre_thumbArro_thumbPostre_thumbP1090005_thumbPostr_thumb

Comerse un mundo_thumbImg_1890_thumbImag0478_thumbImg_2225 (large)_thumbImg_1874_thumbImg_1839_thumbLenguado a la brasa_thumbGt_thumbImg_2208 (large)_thumbImg_2215 (large)_thumbImag0476_thumbDsc00443_-_copia_thumbPresentacion_thumbP1040446_thumb
Img00099-20100421-1521_thumb
P1090008_thumb



Imagen0108_thumbImagen0103_thumb
Imagen0104_thumb
Olivas caramelizadas_thumbCan roca menu_thumbMenu_can_roca_12102010_thumb













Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en