- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

viernes, 3 de mayo de 2013

Isaac Peral pudo derrotar a EE.UU. en 1998

Submarino Isaac Peral en La Carraca - S. Fernando (Cadiz)


Existen episodios en la Historia reciente y no tan reciente de España que pasan desapercibidas hasta que se despolvan o, lo que es lo mismo, se investigan y documentan. Una de ellas es la que paso en breve a contar y que, sin duda, hubiera trastocado en gran medida nuestra existencia durante todo el siglo XX y tal vez durante el XXI.

¿Por qué el Ministerio de Marina español descartó la compra del submarino de Isaac Peral en 1890 si la mayoría de las pruebas a las que se lo sometió durante dos años habían resultado positivas?
Isaac Peral
 La respuesta a este enigma tiene un nombre, Basil Zaharoff, un hombre a la vez famoso y misterioso en su época y hoy casi olvidado. Conocido como uno de los mercaderes de la muerte (ignominiosa categoría en la que se codea con Alfred Krupp, Du Pont de Nemours o Remington, entre otros), Zaharoff amasó durante su vida (1849-1936) una de las mayores fortunas del mundo dedicándose a un 'oficio' en el que fue maestro y creó escuela: la venta internacional de armas. Lo que más tarde se conocería como Sistema Zaharoff consistía en boicotear a los competidores, corromper políticos para hacerles incluso declarar una guerra, y vender sus armas a los Ejércitos de ambos bandos. Manejando con habilidad (y mucho dinero) los entresijos de la comunicación, Zaharoff gozó toda su vida de gran fama y excelente reputación, hasta el punto de que fue honrado con 298 medallas y títulos por no menos de 31 países. Inglaterra lo nombró sir.

Basil Zaharoff
Zaharoff viajó a España en varias ocasiones entre 1886 y 1889. Lo movían tres objetivos: boicotear el submarino de Peral, vender armas al Ejército español y comprar una fábrica de armas.  Le interesaba, sobre todo, el 'torpedero submarino' de Isaac Peral. Aumentaría su catálogo de armas... y sus beneficios. Un año antes había logrado vender a Grecia, Turquía y Rusia unos submarinos... ¡con propulsión a vapor!  Ni siquiera podían sumergirse del todo.

El submarino de Peral era otra cosa. En las exigentes pruebas que el Ministerio de Marina le obligó a pasar entre 1888 y 1890, navegó sumergido, tuvo un buen gobierno y disparó torpedos en superficie y sumergido sin problemas. Funcionaba con propulsión eléctrica (gracias a una batería inventada por el mismo Peral) y, entre otra tecnología punta del momento, tenía periscopio, aparato de punterías, giroscopio, tubo lanzatorpedos y servomotor para mantener la estabilidad. Era un arma de guerra excepcional.

 Zaharoff había conocido con sospechosa rapidez los trabajos de Peral. Había inspeccionado los planos confidenciales que este había entregado al Ministerio de Marina español –¡en el propio Ministerio!– e incluso había tratado de comprar las patentes al mismo Peral durante un encuentro 'fortuito' en Londres. Peral había rechazado las ofertas.

Zaharoff aplicó su 'sistema'. El submarino sufrió cuatro sabotajes durante las pruebas (celebradas en agosto, septiembre y noviembre de 1888 y en junio de 1890), aunque Peral logró salir airoso de todo, seguramente porque conocía los retorcidos métodos de su competidor. Pero al final, Zaharoff consiguió lo que quería. Pese a lo satisfactorio de las numerosas pruebas, sobre todo en el simulacro de ataque con torpedo al crucero Colón, la junta técnica señaló que el submarino precisaba de mayor estabilidad, debía duplicar su velocidad y radio de actuación y que no se sumergía con la prontitud deseada; por lo tanto, no servía. El ministro de Marina, Berenguer, desaconsejó dotar al país de un arma sin parangón en ese momento, y que, ocho años después, en la guerra contra EE UU (que ya se dejaba entrever) pudo haber significado la diferencia entre derrota y victoria.
 

M.ª del Pilar Muguiro y Beruete
La influencia de Zaharoff en los despachos más importantes de la política española se debió al dinero y al amor. En su primer viaje había conocido a M.ª del Pilar Muguiro y Beruete, hija de un banquero cercano a los conservadores y  sobrina de un líder del Partido Liberal. La habían casado muy joven con Francisco de Borbón y Borbón, primo de Alfonso XII, débil mental, con acceso directo a Palacio al ser duque de Marchena y Grande de España. Durante los siguientes 35 años, Pilar fue la amante de Zaharoff le dio tres hijas y lo ayudó a organizar un poderoso núcleo de políticos, periodistas y altos funcionarios militares que le sirvieron, interesadamente, en sus poco escrupulosos propósitos. Al morir Francisco en un manicomio en París, Pilar y Basil se casaron por fin, pero la felicidad duró poco. Apenas 18 meses después (1926), ella murió. Un duro golpe para Zaharoff. Liquidó todos sus bienes y se retiró. Escribió unas memorias, se las robaron, se las devolvieron y las quemó. Murió en 1936, en total soledad,  junto a su recuerdo.

Isaac Peral: marino y genio

Isaac Peral (Cartagena, 1851 - Berlín, 1895) no sólo creó el 'torpedero submarino'. Durante su corta vida, inventó también una ametralladora eléctrica, un ascensor así mismo eléctrico y un varadero móvil. Estando en Berlín para operarse de cáncer, un descuido médico le produjo una meningitis que acabó con su vida. Tenía 44 años.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en