- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

lunes, 7 de octubre de 2013

¡¡¡manda cojones!!!

Que tenemos despistados a los extrangeros que habitan con nosotros o que nos visitan con nuestras excentricidades y rarezas, lo tengo claro. Me consta. Y este convencimiento se lo debo, en parte, a un amigo
mio islandes llamado Kristján (Cristian para nosotros, para su mujer sevillana, para sus suegros extremeños y para todo el mundo aqui) que no se entera de nada y que me viene diciendo lo raro que somos en cuanto a expresiones, segun él y su cultura. Para nosotros los españoles, pasa muchas veces desapercibida la riqueza de nuestro idioma. Pero para ellos no, porque entraña dificultad. El otro dia, entre cervezas y pinchos vespertinos, este amigo me explicaba lo dificil que le fue llegar a comprender como aquí, si una cosa es estupenda y maravillosa, nos referimos a ella como "de puta madre". ¡¡¡No entendia que pintaba la madre de nadie en la expresión!!!. Ese adjetivo en su isla, si se junta con "madre", solo puede expresar una cosa, un insulto. Y en ese momento recordé que una vez recibí un whatsapp que señalaba la palabra que contaba con mas acepciones del mundo. Y que era española. Indagué en mi móvil y, tras unos instantes, se lo enseñé en un alarde didáctico por mi parte, para terminar de liarlo y con el ánimo de echamos unas risas de paso (cosa que conseguí).

Efectivamente, con una palabra podemos expresar mil y una idea.
¿Que palabra multiuso es esa? Pues la muy conocida y frecuentemente utilizada referencia a los atributos masculinos: "cojones". Arturo Perez Reverte en un articulo publicado el 26 de abril de 1998 en El Semanal, rozando lo soez y lo gracioso, nos apuntaba:

COJONES ......
si va acompañada de un numeral, tiene significados distintos según el número utilizado. Así:
- "uno" significa caro o costoso (valía un cojón)
- "dos" significa valentía (tiene dos cojones)
- "tres" significa desprecio (me importa tres cojones)
- y un número muy grande más "par" significa dificultad (lograrlo me costó mil pares de cojones).

El verbo puede cambiar el significado:
- con "tener" indica valentía (aquella persona tiene cojones)
- aunque con signos exclamativos puede significar sorpresa (¡tiene cojones!)
- con "poner" expresa un reto, especialmente si se pone en algunos lugares (puso los cojones encima de la mesa).

También se los utiliza para apostar (me corto los cojones), o para amenazar (te corto los cojones).

El tiempo del verbo utilizado cambia el significado de la frase. Así:
- el presente indica molestia o hastío (me toca los cojones)
- el reflexivo significa vagancia (se toca los cojones)
- pero el imperativo significa sorpresa (¡tócate los cojones!).

Los prefijos y sufijos modulan su significado:

- "a__" expresa miedo (acojonado),
- "des__" significa cansancio (descojonado), tambien se refiere a la risa...
- "__udo" indica perfección (cojonudo), y
- "__azo" se refiere a la indolencia o abulia (cojonazo).

Las preposiciones matizan la expresión:
- "De" significa éxito (me salió de cojones) o "cantidad" (hacía un frío de cojones),
- "por" expresa voluntariedad (lo haré por cojones),
- "hasta" expresa límite de aguante (estoy hasta los cojones),
- "con" indica valor (era un hombre con cojones)
- y "sin", cobardía (era un hombre sin cojones).

Es distinto el color, la forma, la simple tersura o el tamaño. Asi:
- El color violeta expresa frío (se me quedaron los cojones morados)
- la forma, cansancio (tenía los cojones cuadrados)
- pero el desgaste implica experiencia (tenía los cojones pelados de tanto repetirlo)
- Es importante el tamaño y la posición (tiene dos cojones grandes y bien plantados)
- sin embargo hay un tamaño máximo (tiene los cojones como los del caballo de Espartero) que no puede superarse, porque entonces indica torpeza o vagancia (le cuelgan ..., se los pisa ..., se sienta sobre ellos, e incluso necesita una carretilla para llevarlos).

La interjección "¡cojones!" significa sorpresa, y cuando uno se halla perplejo los solicita (¡manda cojones!). En ese lugar reside la voluntad y de allí surgen las órdenes (me sale de los cojones).

En resumen, será difícil encontrar una palabra, en castellano o en otros idiomas, con mayor número de acepciones
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en