- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

jueves, 26 de septiembre de 2013

Amistad, divino tesoro




Ya sé, ya sé .... Siempre se ha dicho que lo que es un divino tesoro es la juventud, pero no es verdad, no del todo. Lo sabemos bien los que ya llevamos un ratillo por aquí. Es la amistad, precisamente la amistad, lo que es un tesoro divino, máxime si es eterna (la juventud, por definición, no es eterna -aunque algun@s se empeñen-; es previsiblemente perecedera). Y para ilustrarlo, traigo una fabula inspirada en un hombre, su caballo y su perro.




Un hombre, su caballo y su perro, caminaban por una carretera. Y después de mucho caminar, el hombre se dio cuenta que los tres habían muerto en un accidente. No lo sabeis, logicamente, pero hay veces que lleva un tiempo darse cuenta de esa nueva condición.

La caminata era muy larga, cuesta arriba, el sol era fuerte y los tres estaban empapados en sudor y con mucha sed. Precisaban
desesperadamente agua. En una curva del camino, avistaron un portón magnífico, todo de mármol, que conducía a una plaza calzada con bloques de oro, en el centro de la cual había una fuente de donde brotaba agua cristalina. El caminante se dirigió al hombre que desde una garita cuidaba de la entrada.

- Buen día - dijo el caminante
- Buen día - respondió el hombre
- ¿Qué lugar es éste?, es tan lindo - preguntó el caminante
- Esto es el Cielo - fue la respuesta
- ¡Qué bueno! Hemos llegado al Cielo. ¡Pero estamos con mucha sed! - dijo el caminante -. ¿Podemos beber?.
- Usted puede entrar a beber cuanta agua quiera, pero los animales ... - dijo el guardián, indicándole la fuente.
- Pero mi caballo y mi perro también están con sed.
- Lo lamento mucho - le dijo el guardia -. Aquí no se permite la entrada de animales.

El hombre se sintió muy decepcionado porque su sed era grande. Pero decidió no beber, dejando a sus amigos afuera y con sed. De esta manera, prosiguió su camino. Después de mucho caminar cuesta arriba, con la sed y el cansancio multiplicados, llegaron a un sitio, cuya entrada
estaba marcada por un portón viejo, cerrado pero fácil de abrir. El portón daba a un camino de tierra, con árboles a ambos lados que le hacían sombra. A la sombra de uno de los árboles, un hombre estaba recostado, con la cabeza cubierta por un sombrero, parecía que dormía ...

- Buen día - dijo el caminante
- Buen día - respondió el hombre
- Perdone que le moleste, pero es que estamos con mucha sed, mi caballo, mi perro y
yo. ¿Habría agua por aquí?
- Hay una fuente en aquellas piedras - dijo el hombre indicando el lugar - Puedes beber a voluntad.
- ¿Mi caballo y mi perro también?
- Claro, ¿por qué no?
El hombre, el caballo y el perro fueron hasta la fuente y saciaron su sed.
- Muchas gracias - dijo el caminante al salir.
- Vuelvan cuando quieran - respondió el hombre
- A propósito - dijo el caminante volviéndose hacia el hombre recostado- ¿cuál es el nombre de este lugar?
- El Cielo – respondió el hombre.
- ¿El Cielo?. No puede ser. ¡Pero si un hombre un poco más abajo, el del portón de mármol, me dijo que allí era el Cielo!
- Aquello no es el Cielo, aquello es el Infierno.

El caminante quedó perplejo

- Entonces - dijo el caminante -, esa información falsa debe causar grandes confusiones ¿no?.
- De ninguna manera - respondió el hombre -. Más bien al contrario. En verdad ellos, los del Infierno, nos hacen un grandísimo favor. Porque allí siempre quedaran aquéllos que son capaces de abandonar a sus mejores amigos. Hasta aquí solo llegan los mejores.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en