- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Pero ke vurros ke zomos, fititú

¡¡¡VAYA PARADOJA!!!


El desprecio que algunos de "nuestros" politicos (de cualquier bando) tienen por lo nuestro, no tiene limite. Ahora le ha tocado a nuestra lengua. ¡¡Si es que le pegan patadas a todo!!. 

Milagros Hernández, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid, tuvo el cuajo de enviarle el jueves 19 pasado una carta al director del Teatro Español, Natalio Grueso, en la que le mostraba su disconformidad con la cartelera de producciones que la sala de actuaciones ofrece este año y que, a su juicio, “cierran las puertas a nuevas oportunidades”, carta de su puño y letra que está plagada de errores ortográficos. Los dos más graves se concentran en el encabezamiento mismo. La concejal, portavoz en la Comisión del Pleno de las ARTES, Deportes y Turismo y tiene un salario anual de 62.013 euros (chúpate esa), escribe “Ha donde va el Teatro Español” cuando lo correcto habría sido decir “A dónde va el Teatro Español”. 

En el cuerpo de la carta la concejal, que es diplomada en Trabajo
Social, escribe en más de diez ocasiones palabras en mayúsculas que deberían ir escritas en minúsculas; confunde en dos ocasiones el pronombre interrogativo indirecto “por qué” con la conjunción causal “porque”. En el escrito también varias palabras aparecen sin la adecuada puntuación. Hernández escribe “publico” cuando quería decir “público” en dos ocasiones; “estreno” en lugar de “estrenó” y  evita poner la tilde a palabras como “ahorrándose” “producción” y “fórmulas”. Este último error se repite dos veces en una misma oración. “Y se miran poco otras formulas de participación, otras formulas de gestión…”.

La contestación de Natalio Grueso a la carta no tiene desperdicio. El director del Español responde a la concejal así: "Estimada Milagros. Tu carta me ha dejado perplejo y estupefacto. En primer lugar por la forma: es imposible cometer más faltas de ortografía en menos espacio. Que la máxima responsable de CULTURA de un partido político con aspiraciones de gobierno maltrate así el diccionario dice mucho de esa terrible crisis que sufre nuestro país y de la que hablas en tu carta. Ni la primera palabra has escrito correctamente. Ni la segunda. Es desolador, tristísimo, si los responsables culturales escriben así, me temo que no hay solución para la cultura. Tu carta es la mejor explicación de esa crisis, porque antes de tener un puesto de responsabilidad deberías volver a la escuela. A mí me avergüenza profundamente que un responsable cultural escriba así y, por tanto, cualquier propuesta que hagas pierde toda credibilidad". Tras hacer un relato de su gestión en el Teatro Español, Grueso termina su relato afirmando que "supongo que los motivos por los que escribes esa carta son otros inconfesables. No se me ocurre otra explicación a tanto disparate".

Y para escribir cartas oficiales con faltas de ortografía, no es justificación suficiente que alguien arguya que la ha escrito con demasiada premura o que sacó malas notas durante la EGB. Lo que pasa es que esta señora no suele escribir nada, y si da algun apunte sobre lo que quiere expresar, suelen corrirselo en su sala de prensa y por eso no hace mayor ridiculo.

Se da tambien la circustancia de que esta número dos de la lista de IU en las elecciones municipales de 2011 es, además, una firme defensora del coche oficial y de las tarjetas vips gratuitas que el Ayuntamiento de Madrid reparte para que políticos y afines entren sin pagar al Club de Campo, un recinto municipal selecto inaccesible para aquellos que no son socios y cuya lista de espera alcanza miles de personas. 

En el pleno municipal de Madrid del 30 de julio (página 61), Hernández contestó a una pregunta del concejal de UPyD Jaime Berenguer con “quiero tarjeta porque yo quiero entrar en el Club de Campo, yo quiero ver qué pasa en el Club de Campo, y si tengo que entrar con una tarjeta porque no se me permite entrar de otra manera, pues entraré con una tarjeta y lo haré, igual que utilizaré el coche para que mi trabajo sea cada vez más eficaz y pueda utilizar el tiempo con la mejor posibilidad necesaria y posible y no dejar sólo que los concejales del Partido Popular sean quienes lo hagan”, según recoge el Diario de Sesiones del Ayuntamiento de Madrid de aquel día.

Hernández es también una firme defensora del coche oficial para cargos públicos. Al menos así lo manifestó en una entrevista que realizó esta misma legislatura en Tele K, la televisión local de Vallecas, en la que reconoció sin ningún pudor ante el periodista Francisco Pérez y el vocal vecino Dani Garrido que ella necesita el vehículo oficial -pagado por todos los madrileños- para “poder moverme con libertad en esta ciudad”. La concejal de IU aseguró ante las cámaras que para ella no es ningún privilegio disponer de un vehículo oficial porque es un “instrumento de trabajo”. Antes de finalizar, hizo una comparativa con “banqueros” y “determinados empresarios de este país que no sólo tienen coche, también yate (…)”. ¡¡Y ESTA SEÑORA ES DE IZQUIERDAS!!. ¿EN QUE MOMENTO DE SU DEVENIR POLITICO SE LE OLVIDARON SUS POSTULADOS? (si alguna vez los tuvo).

Intuyo que la Concejala tiene algún asesor con cargo al presupuesto municipal que podría venir revisando y corregiendo sus escritos, porque tamañas patadas al diccionario y a la gramatica no se le recuerdan. Lo que si sabemos es que, en materia de colocación de amigos o compañeros del metal, todas las formaciones políticas se caracterizan por barrer siempre para casa. Si este caso fuese excepcional no sería preocupante pero “ la cuadra” de los candidatos de algunos partidos políticos no da para más. Los culpables de todo esto, si lo intentamos buscar, no están muy lejos. Somos nosotros por permitirlo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en