- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

miércoles, 8 de octubre de 2014

Ley de ¡¡¿Seguridad Ciudadana?!!





El Consejo de Estado fue la última institución que limó algunos de los pasajes más polémicos y controvertidos de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza o ley Fernández, y que se aprobó ¡¡¡en pleno julio!!!. Antes, otras dos instituciones prestigiosas .....jijiji (perdón, se me ha escapado), el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo Fiscal, entregaron sus dictámenes advirtiendo de la inconstitucionalidad de algunos de los preceptos. Según se empeñan en decir desde el Gobierno, todas las objeciones han sido recogidas por el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, encargado de efectuar el photoshop a la nueva y actual ley, que entrará en vigor a primeros de julio del próximo año.

Por su despacho dicen que han pasado también desde Amnistía Internacional a Greenpeace (Paquirrin, Snoopy o la Bruja Lola tenian una agenda apretada por aquel entonces), y que han hecho igualmente sus aportaciones. A pesar de los cambios, meses después, el articulado sigue suscitando los recelos de las fuerzas de izquierda y de las organizaciones sociales, que mantienen que el proyecto vulnera claramente y en la practica el Estado de derecho.



 


Las modificaciones más destacadas dicen ser:

✶ La entrada y registro de domicilios, para los que será necesaria autorización judicial o la evidencia de delito.
✶ La identificación de personas, que no podrá realizarse por una mera infracción administrativa.
✶ Los controles y cacheos en la vía pública, que sólo se realizarán cuando puedan ayudar a evitar un delito grave.
✶ Las multas, que se implantarán por tramos y en función de la capacidad económica del sancionado y sus circunstancias.
✶ Las multas a menores por consumo o tenencia de drogas, que se suspenderán si se someten a tratamiento y rehabilitación.
✶ Las multas por prostitución cerca de parques y colegios, que se limitarán a los clientes.
✶ Las concentraciones frente a edificios institucionales (como el Congreso), que podrán realizarse siempre que no supongan "una seria perturbación de la seguridad ciudadana".
✶ La responsabilidad por actos vandálicos en manifestaciones, que no se volcará en los organizadores de la concentración.
✶ Y bla, bla, bla .....



Los medios de comunicación consideran asimismo en sus titulares que se ha "suavizado" la polémica norma, algo que Fernández Díaz niega como si siguiera un guion determinado. "No se trata de suavizar ni de reforzar sino de precisar técnicamente mejor", sostiene.



Pues bien, aun así, el uso excesivo de la fuerza policial, el aumento de las multas a manifestantes, las identificaciones masivas e injustificadas en las concentraciones, los intentos de estigmatizar los movimientos sociales, el uso arbitrario de material antidisturbios, el endurecimiento de la legislación reguladora del derecho a la protesta ... y todo lo que continua ocurriendo desde la aprobación de la flamante ley, hacen que LA CIUDADANÍA (que somos todos, y en la que parece que descansa la soberanía nacional) PERCIBA QUE SE HA APROBADO LA LEY QUE SE QUERÍA APROBAR, y no otra. Ocurre algo parecido a lo de los salarios o el empleo, por ejemplo, que se empeñan en hacernos creer que "suben moderadamente" cuando, cualquiera que hable con la gente y ande por la calle (sin levitar sobre ellas en sus coches oficiales), sabe cual es la verdadera realidad.






Según escribe Pedro Oliver, profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Castilla-La Mancha (un mindundi, vaya), en el balance de estos tres años de protesta social, ya hay suficientes datos sobre el papel jugado por las fuerzas de orden público como para hacerse una idea de lo que verdaderamente ocurre. "Han respondido a los últimos fenómenos masivos de indignación social y política ―desde el 15M de 2011 hasta ahora― con tres tipos de represiones:
- la represión “legal”, que ejerce una patrulla policial desplegada en la calle, con o sin antidisturbios, con o sin proporcionalidad y no pocas veces extralimitándose
- la burorrepresión, que pretende desalentar e intimidar a los movimientos sociales con multas y trabas legales por ejercer derechos fundamentales como los de reunión y expresión
- y la represión “sucia”, la que se lleva a cabo de forma opaca, normalmente a través de una labor previa de infiltración de agentes policiales en las
organizaciones que dinamizan los movimientos sociales, so pretexto de prevenir con “inteligencia” las manifestaciones potencialmente violentas, y con el fin (lógicamente inconfesable) de provocar el descrédito de los activistas ante la opinión pública, manipulando desde dentro sus métodos y mensajes o desencadenando actuaciones que justifiquen la contundencia de la represión “legal” o incluso hermoseen su brutalidad"

Visto lo visto ..... ¡¡¿Y todavía hay alguien que se sorprenda del auge de determinada formación política?!!



Yo, que todos los días que trabajo circulo por la Castellana, verdadero salsódromo patrio y lugar donde, de largo, más manifestaciones se producen en España (casi a diario), compruebo de primera mano como se las gastan ALGUNOS defensores de nuestra seguridad en estos momentos. Tener que dar un rodeo o esperar a que pase la tensión no me molesta ni me preocupa (demasiado), es lo de menos; lo que me molesta, y que me llamen raro (además de no poder quedarme un ratillo en las manifestaciones porque voy con la hora pegada), es el despotismo, tener que soportar actitudes chulescas de quien debiera protegerte día sí y día también, y el retroceso en cuanto a derechos de la ciudadanía (si a uno le da por comparar la situación actual con la vivida en primera persona en los años finales de la década de los 70, es ya para alucinar)

Supongo, y solo supongo, que los que vivan alejados de estas situaciones por tener su residencia en lugares periféricos y con una relativa paz social, no tendrán la misma percepción, aunque lo vean por la tele. Pero bueno será que se les muestre aunque sólo sea para que queden debidamente informados, para que salgan de su letargo, y por aquello de que cuando las barbas de tu vecino veas cortar .....






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en