- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

domingo, 27 de enero de 2013

LAS REDES SOCIALES, LA LEY DE MURPHY Y LAS VACAS FLACAS (o de lo que le pasó a un amigo y aprendí enseguida)








Hoy reparé en el hecho de que el pobre señor MURPHY es el filósofo moderno más importante. Para mí ha sido menospreciado ya que debería ocupar un lugar en los libros de texto de filosofía al lado de sus iguales: Heráclito, Sócrates, Platón y Aristóteles. Esto lo digo porque con un toque de genialidad articuló su frase que reza “Si algo puede ir mal, IRA MAL…”.
¡¡Y qué razón ha tenido siempre el cabr.....!!


Si os sentáis a analizar esta frase podríais confundiros creyendo que es simple, siendo su simplicidad la que determina lo complejo de este postulado. Funciona para cualquier situación: si dejáis un cabo suelto, ahí aparece el señor MURPHY y con una puntería impresionante os da una estocada por el mismo culo, haciéndoos pagar cualquier imprevisión o acto de temeridad. No es ajena a ningún tipo de situación, siendo aplicable en todos los aspectos de la vida humana, en especial a aquellos que implican la toma de malas decisiones o actos arriesgados.


SOBRE EL TAL SEÑOR MURPHY Y SU LEY: La ley fue enunciada por Edward A. Murphy Jr., que trabajó en experimentos con cohetes sobre rieles puestos en práctica por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en 1949.

Existen diferentes teorías sobre el origen de la Ley de Murphy y sobre los detalles de cómo fue formulada inicialmente. Durante el período de 1947-1949 se desarrolló un plan denominado MX981 en campo Muroc (llamado más tarde Base Aérea Edwards) destinado a probar la resistencia humana a las fuerzas G durante una desaceleración rápida. Las pruebas usaban un cohete sobre rieles con una serie de frenos en un extremo.

Las pruebas iniciales usaban un muñeco humanoide, atado a una silla en el trineo, pero las que siguieron fueron hechas con John Paul Stapp, capitán en ese entonces, reemplazando al muñeco. Con esto se cuestionó la precisión de la instrumentación utilizada para medir las fuerzas G que el capitán Stapp experimentaba. Edward Murphy propuso utilizar medidores electrónicos de esfuerzo sujetos al arnés de Stapp para medir la fuerza ejercida sobre ellos por la rápida desaceleración. El asistente de Murphy cableó el arnés y se hizo una primera prueba utilizando un chimpancé. Sin embargo, los sensores dieron una lectura de cero.

Entonces se advirtió que se había producido un error en la instalación: cada sensor se había cableado al revés. En este momento Murphy formuló su famoso enunciado. LA LEY DE MURPHY.

La Ley de Murphy es una forma cómica y mayoritariamente ficticia de explicar los infortunios en todo tipo de ámbitos que, a grandes rasgos, se basa en el adagio siguiente:

    «Si algo puede salir mal, SALDRÁ MAL»

Esta frase, que denota una actitud “pesimista”, resignada y burlona a la vez ante el devenir de acontecimientos futuros, sería aplicable a todo tipo de situaciones, desde las más banales de la vida cotidiana hasta otras más trascendentes.

Hecho este preámbulo paso a contaros la historia de "UN AMIGO" al que conozco bien, muy bien, demasiado bien diría yo. Se trata de un flaquito, aventurero y juguetón que por X o por Y se ve involucrado en los más absurdos entuertos. A veces se "despierta" de un presunto trance y se pregunta: ¿pero que hago yo aquí? ¿con est@s? ¿como he llegado a esta situación? y sobre todo ¿como salgo del entuerto? ¿como lo arreglo?. Se apunta a cualquier bombardeo y, como sabreis o deberíais saber, en los bombardeos caen bombas (que hacen pupita).

Resulta que este flaquito como muchos hombres solteros (enteros o no) en algún momento vivió un momento de VACA FLACA.

SOBRE EL TERMINO VACA FLACA: La leyenda de la vaca flaca está basada en un pasaje bíblico del libro del Génesis, en el cual se narra que hubo una vez un emperador del antiguo Egipto que soñó con siete vacas gordas y siete vacas flacas. En su afán por darle una interpretación adecuada a su sueño se valió de Josué, un profeta encarcelado, que le dijo: las siete vacas gordas significaban 7 años de gran abundancia y bienestar para él y su pueblo, luego le seguirán las 7 vacas flacas que significaban 7 años de hambruna y miseria.

La vaca flaca que estaba viviendo el flaquito (que casualidad, un flaquito en época de vacas flacas) era increíble. Atrás habían quedado aquellos años de abundancia, el trabajo escaseaba, el Ballentines 12 años que fue su trago insignia había sido cambiado por el Scottish Grocer (el whisky mas barato del DIA), su libreta de teléfonos resultaba inservible ya que todas las mujeres que se contenían en la misma habían contraído nupcias, se habían hecho lesbianas o no querían saber de él, su moto (su carruaje) estaba aparcado en una puerta, tenía las gomas malas y los frenos casi gastados.

Como sabréis lo primero que espanta a una mujer (en especial a las bonitas) es un tipo flaco (sobre todo en la cartera). No tener dinero es el repelente número 1 del planeta ya que las damas tienen un sexto sentido para identificar eso en un miembro del sexo opuesto.

Por esta razón el flaquito a pesar de sus múltiples atributos y experiencia, ahora no se levantaba ni a un gay tuerto, manco, sordo y con espinillas. Pasaban los días (semanas o meses; ya ni los contaba) y nada! Ante este hecho reparó en lo desesperado que se encontraba y por ello, a pesar de sus malas experiencias previas, recurrió al uso de la tecnología.

Para los que no lo sabéis existe un sitio web muy concurrido y famoso llamado Badoo www.badoo.com, el cual es una suerte de red social donde chateas con personas del sexo opuesto y sin mucho esfuerzo conciertas una cita.

A manera de comentario debo decir que no sé por qué razón pero el Badoo es la red social hardcore del internet por excelencia, las mujeres y hombres que se conectan van directo al grano, terminando en la mayoría de los casos en un intercambio de fluidos ocasional. Y eso era lo que quería el flaquito.



Como os imaginareis, nadie que tenga la posibilidad de seducir de manera ordinaria a alguien del sexo opuesto o que fuera medianamente atractivo, posee una cuenta en badoo. Es como la trinchera en la que te lanzas cuando no hay nada más, por lo que encontrar algo que valga la pena resulta en una labor titánica similar a hallar una aguja en un pajar. Las fotos de las chicas (imagino que de los chicos también, pero no he visto ni una. Soy heterosexual cúbico) son atractivas en pantalla pero al natural.........

El flaquito se esforzó en buscar hasta que encontró la foto de la que según él sería su próxima víctima, aquella salvadora que lo extraería del celibato vacuno en el que se encontraba.

Marcó su casilla y se puso a chatear con ella. Por la conversación que tuvieron se dio cuenta de que la muchacha (a la cual por razones que más adelante resultarán evidentes llamaremos como "PUMPKINA" (aquí los que sepáis ingles, mucho ingles, ya habréis adivinado el final de la historia - los demás, paciencia, y seguid leyendo porfa) estaba sumida también en una situación de vaca flaca masculina, ya que sin reparar mucho en que no lo conocía le dijo literalmente:

PUMPKINA: “Los hombres de este país son todos gays, tu puedes creer que una mujer como yo no tiene con quien salir hoy un viernes por la noche”

El escuchó atentamente estas palabras, las sintió como un cántico celestial emanado desde las mismas entrañas del cielo, ante lo cual inmediatamente le preguntó si ella estaba dispuesta a salir con él. PUMPKINA muy entusiasmada aceptó y le dio su dirección.

El flaquito se metió en el baño, vistió su mejor camisa, se puso perfume, tomó 500€ que tenía escondidos en un cajón de la mesilla y como en los viejos tiempos salió manos a la obra, llegó a su casa y la llamó desde su móvil (no recordaba ni piso ni letra).

PUMPKINA salió del inmueble y acerco al flaquito, le saludó como si lo conociera de toda la vida, “HOOOOOLA PAPITO”y le incrustó dos besos sonoros (uno por mejilla, como la canción de Sabina) de esos que las señoras mayores te suelen dar cuando eres pequeño. El flaquito ni se acordó de tamañas señoras mayores. Sólo se dedicó a pasar revista a PUMPKINA y quedó complacido. Al parecer había encontrando la aguja en el pajar de Badoo. Tenía un vestido ceñido al cuerpo, la silueta desdibujaba lo que escondía, un escote pronunciado, sus piernas largas y robustas a simple vista. La verdad es que parecía mas negrita, mas sudaca y mas cachonda que lo que se advertía por la pantalla del ordenador. Pero eso, a estas alturas del campeonato, a quien le importa.

El flaquito le comentó a PUMPKINA que tenia el coche en el taller (viejo truco) y que se había traído la moto. A ella no le importó diciéndole: "No IMPOLTA mi AMOL, la aventura es la aventura". Y antes de encontrar las llaves en su pantalón, el flaquito comprobó lo que tarda una caribeña (por el acento ya lo había notado) en montarse en una moto y en enseñarle las bragas (rosita por cierto) a todo el que pasaba por allí. El flaquito, todo hay que decirlo, es generoso y solidario en cuanto al disfrute visual masculino ajeno y no se apresuró a montarse enseguida en la moto como hubiera hecho en cualquier otra circunstancia. Total, acababa de conocer a esta perla caribeña de no sabe que país en concreto pero da lo mismo.

Mientras conducía, el flaquito notaba dos presiones en su espalda (una por omóplato) y, al cogerlo de la cintura, viajaba con sus manos desde el ombligo hasta bastante mas abajo haciendo que su nerviosismo se tornara en imprudencia. ¡¡ Iba en una moto y se iban a matar !!. El flaquito no se lo podía creer. Al parecer la Vaca Flaca había finalmente llegado al matadero y el esplendor de su vida pasada estaba por regresar.

Tomaron una avenida grande de una ciudad grande (no quiero dar mas pistas, para no delatarlo a la criatura, jajaja) y rumbo a una conocida zona de marcha. Ella le inquirió que la llevara a cenar, pues tenía hambre. Para él eso no era problema porque contaba con suficiente dinero para afrontar tal necesidad.

Se pararon en un restaurante de comida rápida y de reciente apertura cercana al lugar donde estaban. Por su novedad todo el mundo se encontraba en él (era el sitio de moda). Se desmontaron de la moto y ella lo tomó de la mano.

El flaquito se espantó pues todo el que lo viera tomado de la mano de ese "angelito" (los "ángeles" suelen tener mas edad) y con esos atributos tan exagerados como visibles, pensaría que no eran padre e hija en una tarde de merienda. Consideraba que era un acto innecesario y esto a pesar de que ella era bastante agraciada y acapararía toda la atención (claro). Nadie se fijaría en él porque, ademas, por encima de la ropa a ella se le veía la presunta falta de clase y la podían confundir con ese tipo de chicas que se dedican a ese oficio tan antiguo como demandado.

Pero bueno,  entraron al restaurante y apareció el malvado señor MURPHY. Nadie de los comensales lo conocía, excepto uno:en especial el hermano de su más reciente EX. Se reconocieron y sintió la suela del zapato de Murphy estrellándose en contra de su trasero cuando escuchó a su "excuñado" decir “MIIIIIRAD si es el ........ (le dijo por su nombre real) ......... flaquitoooooo", en una mesa vecina sentado con bastantes personas (cientos le parecieron a él). Ni se atrevió a escrutar bien la mesa intentando evitar que sus ojos se cruzaran con su los de su EX. ¿Y si estuviera allí?. Tierra trágame, diría. Con dolor en el trasero, Hizo un gesto de saludo con su mano libre y se sentó en la mesa desocupada mas lejana que encontró. Consultó la carta sin levantar la vista ni un instante, pidió la comida y se dispusieron a esperar.



Murphy no debió tener infancia o familia, ¡¡ que muchacho de juegos pesados éste !!. PUMPKINA, que no había participado en la elección de los manjares y que, al parecer por lo emocionada que se sentía de que la hubieran llevado a ese lugar tan bullicioso y tan de moda entonces, se accionó como un resorte y se puso de pie. Sacó su teléfono móvil (aun no se sabe de donde) y le pidió al flaquito que le hiciera una sesión de fotos cuasiprofesional. Y allí estaba él, sentado con la mandíbula inferior descolgada; y allí estaba ella, con su tremenda sonrisa, de pie y con el brazo extendido pasándole el diabólico aparato y haciendo ya sus primeras poses. Él no daba crédito a lo que le había pedido ¿Fotos? ¿Ahora? ¿Y más de una? ¿Posaaaando? PUMPKINA: “Siiii y sácame linda, que se me vea requeteguapa, otra, otra, otra…y otra mas”

Es increíble de lo que son capaces los varones con tal de intercambiar fluidos, pues a pesar de las burlas entre dientes de los comensales vecinos (los conocidos lejanos y desconocidos cercanos), el flaquito venció su vergüenza y accedió a tomar como "mil fotos" con flash incluido. Lo del flash era para darle notoriedad a las mismas.

Tras las fotos, la cena  y el (otra vez) manual saludo de rigor de despedida desde la distancia a la puñetera mesa, salieron del establecimiento y montaron en la moto de nuevo. Una vez en el vehículo ella le dijo: PUMPKINA: “Vamos a comprar unos tragos a un sitio que conozco, es un barcito remolque que está parqueado no muy lejos (en el exterior de un recinto vallado, añado yo). Yo conozco al dueño, me debe una y quiero que me vea contigo”. El flaquito, a estas alturas, ya se había familiarizado con el lenguaje de la "princesa de la boca de fresa" y accedió "gustosamente". Eso no hacia mas que prorrogar el ansiado maravilloso momento esperado.

El flaquito, sin saber por que razón, condujo cual ambulancia hasta ese lugar, se detuvo, le pasó a PUMPKINA un billete de 50€ y le pidió que le trajera una cerveza. Ella se desmontó del vehículo y salió disparada a la barra, mientras, el flaquito pudo ver como un extraño humanoide con dos metros de estatura y mas músculos que Hulk salía ante la presencia de PUMPKINA y montaba un espectáculo sonoro y, desde lejos, violento.


El flaquito abrió los ojos como platos y le desapareció su presunta sociabilidad. Su instinto de conservación se disparó y le gritaba: “Huye… Sálvate, eres muy joven para morir”… En cualquier otro caso, hubiera pensado diferente pero había que ver la envergadura de ese "armario de dos puertas". No se sabe muy bien por qué razón hizo caso omiso y se quedó. Y por arte de magia o tal vez porque Murphy estaba tomando una siesta, el pleito entre Hulk y PUMPKINA no pasó a mayores.

Ella regresó al encuentro del flaquito, le entregó la cerveza (alucinó él después de aquella declaración de cariños mutuos) y se le "olvidó" devolverle las vueltas. A él también se le "olvido" que le había dicho momentos antes que quería que le viera con ella. Pero claro, esos descuidos eran lo de menos en aquellos instantes. Ya la noche iba por 120€ o así y la vaca cada vez mas flaca pues ni medio besito. Salieron del lugar y mientras conducía (con la misma presión en la espalda que antes) ella le insinuó que quería conocer su casa. Él, casi por doctrina, prefería que le hubiera invitado a su casa pero, después de todo lo ocurrido, casi prefería un lugar conocido que le diera seguridad, paz y sosiego.

¡¡Qué atinada la propuesta!!, pensó el flaquito. Al parecer habría de resolver sus problemas de cúmulo lácteo seminal prostático en las facilidades de su hogar. Llegaron a su casa, se desprendieron de la ropa superflua (ella menos, si casi no llevaba), se prepararon unos tragos, encendieron la tele y se sentaron en el sofá a disfrutar del calor hogareño.

De manera inmediata PUMPKINA se metió las manos entre las piernas y comenzó a masajearse. El flaquito, que a estas alturas empezaba a engordar parte de su anatomía al ver esto, dijo MANOS A LA OBRA, se balanceó sobre ella quien reaccionó de manera extraña pues en una maniobra evasiva lo hizo rodar por el suelo. El flaquito desconcertado, desde el suelo y sin entender lo que acababa de suceder, le espetó "¿Cómo es eso criaturita de que te autoinvitas a la casa de un hombre, haces ese tipo de cosas frente a él y esperas que se quede quieto?

¡La verdad que Murphy la tiene cogida con el flaquito! Y no lo suelta!

Ya erguido la miró con incredulidad y mientras se palpaba la cabeza por el golpe recibido le preguntó ¿Qué es lo que te pasa a ti?. PUMPKINA con cara de loca le dijo que las cosas eran cómo y cuándo ella quisiera y que no le había invitado a la fiesta ................. aun.

Por política el flaquito siempre ha tenido por norma que no hace lucha libre para acostarse con nadie y mucho menos con esta loca que acababa de conocer. Además existía la posibilidad de que ella luego alegara que la habían forzado y como el Sr. Murphy nunca estaba de su parte se podía meter en un lío bien gordo. Ser victima de una comúnmente llamada "calientapolla" parece ser poco para un juez, y para una jueza menos (esta última ni siquiera te entiende).

Por esta razón no dijo ni media palabra mas, se acabó la copa de un trago, se fue para su habitación y se metió en su cama. En cualquier otra circunstancia no dejaría a una loca en su salón y se iría a dormir. Pero conocedor de que robar, no podía robar nada; blandir cuchillos, esperaba que tampoco; y ademas ya estaba hasta los cataplines de la tarde/nochecita que llevaba, se arropó y la dejó tranquila para que terminará lo que había comenzado "cuando y como ella quisiera". Decir también que en la cena, entre foto y bocado tuvo la oportunidad de hablar de su tierra de origen. Y como prueba de hasta donde la llevo la cigüeña, le mostró su carnet, documento que el flaquito escaneó y memorizo en lo más profundo de su disco duro. Disponía de todos los datos (otra cosa seria que el malvado Murphy actuara de nuevo y fuera falso. Pero mucha intervención iba a tener el susodicho en un sólo día, no?).

En ese transcurso de tiempo y ya que había perdido todo el interés, cayó en manos de Morfeo y se "casidurmió". Esto también era raro. ¡¡¡ Si era medio búho !!!. Al rato sintió como la piel desnuda de PUMPKINA se deslizaba entre las sábanas y hacía contacto con la suya. Como era de esperar los vasos cavernosos se llenaron al instante. Volvió de los brazos de Morfeo (varón éste), se dio la vuelta y se instaló en los de la fémina. Se pusieron a juguetear y cuando el cuerpo cavernoso estaba mas alegre, mas robusto y justo a las puertas del paraíso, PUMPKINA lo hizo de nuevo y casi lo tiró de la cama. Ante tal reacción la paciencia del flaquito se acabó. Se puso la ropa y le pidió que se vistiera también para llevarla a su casa. Ya era demasiado. Que tipo de rara-loca-peligrosa había conocido ese día.


Ella replicó que no quería irse. Él insistió muy molesto por lo que, al no tener opciones, ella accedió. La llevó volando, casi a empujones hasta su casa y, sin despedida, regresó a la suya. En el camino de vuelta meditaba tratando de ponerle una puntuación a la clase de espécimen con la que se había topado ese día (o mejor noche). La situaba en un ranking imaginario de raritas y sin duda la tal PUMPKINA ocupaba los puestos de cabeza , si no el primer puesto.

Llegó a la puerta de su casa sobre las 5:00 A.M., buscó en sus bolsillos y se dio cuenta de lo peor, HABÍA DEJADO LAS LLAVES dentro de la casa (de la de él) y no tenía copia fuera.

¡NOOOOOOO ESTO NO ME PUEDE ESTAR PASANDO A MI!!! Miró al cielo, maldijo a PUMPKINA, maldijo al BADOO y maldijo AL SR. MURPHY.

Para no haceros el cuento mas largo, pudo entrar a su casa a eso de las 8:00 A.M., luego de haber pagado otros 70€ a un cerrajero que apareció después de llamar a miles de lugares parecidos y a casi todos sus vecinos para que le abrieran el portal. Eso último ya se lo tenia adelantado al operario. La noche le salió aproximadamente por unos 200€ entre pitos (el suyo no cuenta - era gratis claro) y flautas, aun padecía de celibato vacuno y ahora la Vaca flaca era mas real (y su cartera realmente mas flaca también). ESE DÍA CERRO SU CUENTA DE BADOO y se juró que sin importar cuán flaca sea la vaca, nunca más recurriría a ese método para ligar!. Aun creo que lo cumple (o tal vez no).

Tuvo algo bueno la noche. Se dio cuenta del método utilizado por el cerrajero en su puerta. Asómbrense, usó una radiografía de rayos X o algo así. Nada de ganzúas u otras soluciones peliculeras. Dado que le pidió al cerrajero, una vez recuperadas las llaves de dentro por si acaso, que le dejara abrir su puerta con ese material milagroso, ahora sabe abrir su puerta (y sólo la suya) sin llaves y con los ojos cerrados. Se ha recortado un trozo de una radiografía antigua suya (del tamaño de un carnet de DNI) y lo lleva siempre consigo en su cartera. Ya lo ha usado alguna vez. Sigue con su mala cabeza con las llaves y con las mujeres. JAJAJAJAJA

Ah, de PUMPKINA no sabemos nada. Se supone que sigue metiéndose las manos en la entrepierna y calentando al personal. Pero no se tienen pruebas.

Por cierto ............... PUMPKIN, en castellano, significa CALABAZA. Y espero que la experiencia de mi amigo os sirva para algo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en