- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

jueves, 31 de enero de 2013

Clamor por un INDULTO de justicia (no como otros)



    
Clamor por un INDULTO de justicia 
(no como otros) 



Piden el indulto para la madre condenada por comprar comida y pañales a la desesperada con una tarjeta que se encontró en la calle. Gastó la friolera de ¡¡¡ 193 euros !!! y en lo antes mencionado. A ver cuantos años de prision le caen a Barcenas por "acumular" 22 millones de euros (4.650 mill. de pts para los que se pierdan) en Suiza mientras era gerente y tesorero del PP y Rajoy su presidente.

El expresidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla, la agrupación de IU de Requena y cerca de 5.000 personas a través de Internet (ver mensaje mio anterior) piden que Emilia Soria no ingrese en prisión.


Emilia Soria paseaba por una calle de su pueblo, Requena, en la provincia de Valencia, cuando se encontró una cartera tirada en el suelo. Dentro había una tarjeta de crédito y su correspon-diente DNI, era el 24 de mayo de 2007. Entonces, estaba en una situación desesperada, con sólo 22 años, dos hijas a su cargo, en paro y sin ingresos. Y decidió ir al supermercado más cercano para comprar comida para las pequeñas. "Si una niña abre la nevera y está vacía se te cae el alma al suelo", relata ella en el vídeo.

El mismo día hizo otra compra en el mismo establecimiento. Cuando fue a pagar los 250 euros de la factura ya había levantado sospechas y las cajeras le denegaron la compra. Se dirigió a otro hipermercado, en el que se dieron cuenta de que la tarjeta no era suya. Fue juzgada por lo penal y el juez la condenó un año y diez meses de prisión y multa de diez meses, con cuota diaria de tres euros, por un delito continuado de falsificación en documento mercantil y otros seis meses de prisión por delito continuado de estafa, que sustituyó por seis meses de trabajos en beneficio de la comunidad y 900 euros de multa, según recogía el diario valenciano Las Provincias.

Después de hacer servicios para la comunidad y pagar la multa, está a punto de ingresar en prisión ya que se supera en dos años la condena que se le impuso entonces. "Estoy a punto de terminar los trabajos porque barro por la calle y mis compañeros están muy contentos conmigo y la multa la voy pagando poquito a poco, conforme puedo, porque cobro 426 euros de una orden de alejamiento de mi ex marido. No tengo ningún antecedente ni he hecho nada más. Mi única culpa es la que aún estoy pagando", explicaba hace dos semanas Emilia al rotativo valenciano.
 

Entonces decidió recurrir a la última opción que le quedaba para no entrar en la cárcel y poder continuar con su vida: pedir un indulto al Gobierno. Pero el pasado 16 de enero recibió una notificación en su domicilio en la que se le comunicaba que en dos semanas debía proceder al ingreso voluntario en un centro penitenciario. Uno de estos días, si la decisión judicial no cambia, Emilia Soria irá a la cárcel. Ahora tiene la vida rehecha y tres hijas, que "lo único que tienen es a su madre". Cumpliría un tercio de la condena, unos meses, pero son unos meses sin mis niñas"

La mujer que perdió la cartera que fue encontrada por Emilia Soria dijo en el programa ‘Te vas a enterar' de Cuatro que le parecía una "sentencia excesiva". "Yo tengo dos hijas pequeñas más o menos de la misma edad. Hay veces que pasamos por ciertas situaciones y yo la puedo llegar a entender".


"Me arrepiento todos los días y a todas horas", decía Emilia en el mismo programa. "Mi abogada cree que sí me van a dar el indulto pero la jueza no quiere esperar a que lo resuelvan y quiere que ingrese ya en prisión".

Desde que el pasado día 16 de enero decidió acudir a los platós de televisión y contar su historia ante la prensa el caso de Emilia Soria se ha difundido rápidamente entre la opinión pública y las redes sociales. Cientos de tuiteros han pedido a través de los 140 caracteres el indulto y la plataforma web Change.org ha lanzado una recogida de firmas pidiendo al Ministerio de Justicia que la perdone.



Este miércoles el expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha dirigido una carta al propio Alberto Ruiz Gallardón para pedirle "una intervención urgente que evite esta tropelía". Y lanza una advertencia: "De otra manera, muy a mi pesar, y dentro de los cauces legales, me vería obligado a adoptar a título personal medidas que estoy seguro apoyarían muchos miles de ciudadanos".



También la agrupación de Izquierda Unida de Requena se ha sumado a la petición de indulto y piden firmas. Afirman que Emilia "pagado su deuda con los 900€ de multa que le impusieron, además de los trabajos a la comunidad, y sin haber vuelto a delinquir en ningún momento durante todo este tiempo". Y añaden: "El hecho de que una mujer vaya a prisión, el tiempo que sea, cuando ha enmendado sus fallos, mientras tantos corruptos y tantos ladrones de millones de euros se salvan de las condenas, al tiempo que muchos de ellos están al poder de esta injusticia social en la que vivimos, es absolutamente indignante".
 


TE VAS A ENTERAR | 17/01/2013 - Emilia Soria: "Me arrepiento todos los días" - Ver vídeo online
www.cuatro.com





¡¡¡Que distinta esta situacion de esta otra!!!


La cúpula del PP entró en estado de choque al conocer que Luis Bárcenas tenía 22 millones en Suiza. ¿Qué hacer? El equipo de confianza de Mariano Rajoy, principal afectado por el escándalo, porque él fue quien aupó a Bárcenas de gerente a tesorero y quien decidió defenderlo un año entero —nunca llegó a echarle, él dimitió—, tomó una decisión rápida. Pedir perdón no está en su estilo, querellarse contra él era arriesgado —Bárcenas conoce todos los secretos de las finanzas del PP de los últimos 20 años—. Así que optó por una estrategia muy marianista: “Bárcenas no es del PP”, fue la consigna desde el miércoles. “No tiene nada que ver con el PP, este es un asunto privado”, repetían sus portavoces, incluida Dolores de Cospedal, la cara visible del partido ante la ausencia, una vez más, del presidente. Cospedal y los suyos trataron de convencer a sus indignados votantes de que el PP había roto por completo en 2010 con su extesorero. Pero la realidad es bien distinta.


 

La acumulación de esos 22 millones de euros en Suiza se produjo mientras Bárcenas era gerente y tesorero del PP y Rajoy presidente. Pero no solo eso. Después de que formalmente el PP rompiera con él, aceptara su petición de suspensión de militancia y su entrega del acta de senador, en abril de 2010, Bárcenas ha seguido entrando y saliendo con absoluta normalidad y mucha frecuencia, según varios dirigentes, de la sede nacional del PP, la que fue su casa, en la calle Génova de Madrid. El extesorero, lejos de haber sido declarado persona non grata en esa sede, la visitaba —al menos hasta el miércoles 16 de enero pasado— con la frecuencia que él quería, que era mucha. Se encontraba por los pasillos con dirigentes, les pedía cosas, trataba de buscar ayuda para sus asuntos judiciales y sus actividades económicas, que siguen siendo muy importantes. Muchos comentaban en privado la presencia de Bárcenas, que les seguía sorprendiendo. Pero nadie se animó a decirle que no fuera más, ni siquiera el único con autoridad para hacerlo: Rajoy.

Bárcenas, una persona clave en la estructura del PP incluso cuando todavía era AP, y cercana tanto a Rajoy como a Javier Arenas y a otros muchos dirigentes históricos, en especial Francisco Álvarez-Cascos, entraba hasta hace bien poco con tanta naturalidad en la
sede de Génova que tenia allí incluso una sala dedicada en exclusiva a sus cajas de documentación, la sala Andalucía (¡¡¡que Arte!!!, añado yo). Cospedal y Bárcenas protagonizaron en 2010 un rocambolesco episodio a cuenta de esa sala. El extesorero tapó el cristal con cinta oscura para que nadie viera qué había dentro, y ella ordenó despegar la cinta. Ahora las cajas están a la vista de todos en la sede. Eso si, cuando pidió la llave de la susodicha sala, todos los que la tenian se la denegaron; y tuvo que solicitar la intervención de un cerrajero.

 

Cospedal, que fue la que más directamente se enfrentó con él en la etapa cumbre del caso Gürtel, permitió sin embargo que, por orden de Rajoy, a Bárcenas se le pagara el abogado que le defendía. Cuando EL PAÍS publicó este trato de favor, Cospedal logró su objetivo y el PP dejó de pagar al letrado, aunque este reclamó 200.000 euros por los gastos hasta ese momento. En teoría, el PP también le quitó el coche oficial. Sin embargo, la mujer del extesorero acudió a la Audiencia Nacional a declarar en ese coche, que siempre usó su marido, con el chófer del PP. Algunos dirigentes señalan que Bárcenas sigue usando un coche del partido cuando lo requiere. En el PP lo niegan tajantemente, aunque ya en el pasado el extesorero ha dado muestras de tener más control de los engranajes del partido que sus propios dirigentes. No en vano conserva a familiares y amigos en la sede.

Lo que no se animan a negar las fuentes oficiales es que la secretaria de siempre del extesorero sigue llamando en su nombre desde la sede Génova, donde ella continúa trabajando para el partido. Esto es, para la gente de fuera con la que Bárcenas se comunica, él sigue llamando desde la calle Génova y con su secretaria de siempre, como si aún trabajara en el PP. Este tipo de trato de favor, que indigna a muchos dirigentes, demuestra que la imagen que la dirección ha querido dar de ruptura total con el extesorero desde hace mucho tiempo no se corresponde con la realidad hasta el miércoles. Nadie sabe si por miedo o por desidia, Bárcenas ha seguido haciendo casi lo que quería en la sede de Génova.

Sin embargo, la indignación producida tanto en la calle Génova como sobre todo fuera de ella hace pensar que este tipo de trato de favor no se repetirá. Bárcenas no ha pisado la sede esta semana, aunque sus cajas de documentos siguen allí. Él siempre se ha jactado de haberse llevado a su casa hasta nueve cajas de material sensible. Esa es su gran arma, insistía en privado, por eso nadie le toca. La cosa llegó tan alto que Rajoy tuvo que desmentir una extorsión de su extesorero: “A mí Bárcenas no me ha chantajeado”, dijo en julio de 2009.

Ahora Rajoy asiste estupefacto, según algunos de los suyos, al espectáculo de que el hombre que ha controlado durante 20 años el dinero del PP —público en un 90%, ya que deriva de subvenciones—, al que él designó como tesorero, acumuló en Suiza, con Rajoy de presidente del PP, 22 millones de euros opacos. Y por si fuera poco, su abogado dice que regularizó 10 de ellos ya
con Rajoy en el Gobierno durante 2012. En el entorno del presidente aseguran por activa y por pasiva que ese dinero es de Bárcenas y no tiene nada que ver con la financiación del PP. Pero el incendio es de tal calibre que esa estupefacción de Rajoy, que sigue en silencio, se transforma en indignación de muchos de los suyos.

Buena parte del entorno del PP espera algo más que esa sensación de “sorpresa” de Rajoy que trasladan las fuentes oficiales. El presidente tiene previsto romper hoy en Almería su silencio.

En el PP algunos hablan del día de la marmota. De repente, parece como si todos los escándalos de 2009, que Rajoy dejó pudrir confiando en que el tiempo los resolviera, hubieran reaparecido en la misma semana. El escándalo de los espías —Rajoy ordenó a Cospedal en 2009 una investigación interna que después ambos dejaron en nada— ha vuelto al primer plano con la confesión de uno de los espías, que apunta directamente a Ignacio González,
nada menos que presidente de Madrid, como ordenante del espionaje entre otros del actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y la actual delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Y Rajoy no dice ni una palabra, ni toma ninguna decisión. Los suyos insisten en que llegado el momento impedirá que González sea candidato, pero nadie lo tiene claro.

Extracto del articulo de Carlos E. Cué (18 ENE 2013) para El pais (facsimil sospechoso de sedicioso, amotinado, sublevado, insubordinado, insurrecto, alzado, rebelde, faccioso, insurgente, levantisco, subversivo, etc) que vende en torno a 350.000 ejemplares diarios y es lider del sector.





El diario El País publica lo que denomina "los papeles secretos de Bárcenas" en los que se recogen pagos a las cúpulas del PP desde 1990 al 2009. 

Estos documentos escritos a mano forman parte de la contabilidad que manejaron los tesoreros Alvaro Lapuerta y Luis Bárcenas y en ellos se citan como fuentes de ingresos donaciones de empresarios, y como gastos, aparte de las partidas destinadas al funcionamiento ordinario del partido, entregas a miembros de la cúpula del partido en esos años sin especificar el concepto.
Esta contabilidad secreta, según el diario, se estructura en tres apartados: uno con las aportaciones realizadas al PP con fecha, origen y cantidad; otro que muestra una pagos con el nombre del destinatario, fecha y cantidad recibida, y un último con el saldo final de los movimientos de dinero. Una parte de ese dinero era ingresada como donación al partido en una entidad al bancario y la otra, presuntamente, era manejada como contabilidad 'B'.
En los documentos publicados se observa que desde 1997 se producen pagos a todos los secretarios generales y vicesecretarios del PP, incluídos el actual presidente del Gobierno y del partido, por entonces vicesecretario general, Mariano Rajoy. También figuran Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja en su época de vicesecretarios, así como los secretarios generales Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y Dolores de Cospedal. Álvarez-Cascos incluso habría seguido cobrando después de dejar la secretaría general.
En el caso de Rajoy, los pagos empiezan en 1997 con 2.100.000 pesetas semestrales  o 1.050.000 trimestrales que a partir de 2002 pasan a ser de su equivalente en euros (12.600 euros semestrales o 6.300 euros trimestrales). Hasta 2008, habría cobrado de forma fija 25.200 euros anuales de sobresueldo.


En cuanto a Cospedal,  hay anotados pagos durante dos trimestres (julio a septiembre y octubre a diciembre 2008) a razón de 7.500 euros cada uno desde el momento en el que ocupa la secretaria general del partido, desde finales de junio de ese año. A finales de 2008 se interumpe la contabilidad de Bárcenas. Según informaciones periodísticas, Cospedal habría reivindicado en privado haber sido quien terminó con la práctica de los sobresueldos.
Entre los empresarios donantes figurarían grandes nombres de la construcción, como Luis del Rivero en la época en la que era vicepresidente de Sacyr Vallehermoso, Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL, o José Mayor Oreja, presidente de FCC Construcción y hermano del político del PP. También figura como donante 'Mercadona'. Todos estos empresarios han desmentido públicamente estos pagos.
Un detalle especialmente preocupante para el partido es que entre las anotaciones que hacen referencia a ingresos, figuran también Pablo Crespo,  que fuera 'número dos' de la trama empresarial de Francisco Correa, así como otros imputados en el Caso Gürtel como Alfonso García Pozuelo, propietario de Constructora Hispánica, y Juan Cotino, de la empresa valenciana de servicios Sedesa.
Entre las anotaciones figuran también pagos a personas externas al partido, como la ayuda a una viuda de un concejal del PP asesinado por ETA o un ingreso al periodista Federico Jiménez Losantos. Una partida particularmente llamativa muestra al menos tres pagos destinados a comprar "trajes" a Mariano Rajoy.

La mayor parte de los dirigentes del PP  que figuran en esta contabilidad secreta han negado públicamente en los últimos días haber sido receptores de este dinero desde que la trama se hiciera pública en los medios, y de hecho han negado tener constancia de que ni tan siquiera hubieran ocurrido.


Emilia Soria no irá a la cárcel 

 01.02.13 - 12:07   EFE | VALENCIA



La joven madre de Requena que utilizó una tarjeta de crédito que encontró en la calle para comprar comida y pañales a sus hijas, Emilia Soria, no irá a la cárcel al haber sido suspendida la ejecución de su condena, según ha informado el abogado de la mujer, Jorge Albertini.
Emilia Soria, de 28 años, fue condenada a un año y diez meses de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil, y a otros seis meses de prisión por estafa por unos hechos que ocurrieron hace cinco años y medio.
Albertini ha explicado que su defendida no ha sido indultada por el Gobierno sino que el Juzgado de Ejecución Penal número 13 es el órgano que ha "inhabilitado la ejecución de la pena".
"Emilia no ingresará en prisión y el caso queda cerrado", ha asegurado el letrado, quien ha agregado que ha logrado esta resolución judicial, que es firme, "en solo cuatro días".
La joven valenciana ha explicado que su abogado le ha comunicado la noticia cuando estaba recogiendo firmas para solicitar su indulto ante los juzgados de la Plaza de Castilla, en Madrid, junto a su marido.
Emilia Soria ha asegurado que se encuentra "muy contenta, ni me lo creo todavía", y ha agradecido la ayuda que ha recibido para conseguir esta resolución porque considera que la condena que se le habían impuesto "no era justa".
Por su parte, Jorge Albertini ha destacado que su defendida "está muy contenta y sorprendida" y ha destacado el papel que la "presión mediática" ha tenido en este desenlace.

Emilia, que ahora tiene una tercera hija, fue condenada a un año y nueve meses de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil, y a otros seis meses de prisión por estafa por unos hechos que ocurrieron hace cinco años y medio.
La segunda de las penas fue conmutada por trabajos a la comunidad y al pago de una multa de 900 euros, que todavía está cumpliendo, pero no sucedió lo mismo en el primer caso, a juicio del letrado, por "un error técnico", ya que se la sustitución de la pena se pidió "fuera de plazo".
La resolución judicial evita finalmente que la joven madre tenga que ingresar en prisión, algo que tenía que haber hecho en los próximos quince días de no haberse producido esta resolución o el indulto del Gobierno que tenía solicitado.
Hasta este momento la campaña de recogida de firmas para pedir que Emilia no ingresara en prisión había recogido más cerca de 167.000 firmas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en