- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

lunes, 3 de noviembre de 2014

Fran, la cara B del pequeño Nicolás







La imagen angelical que se está presentando del joven detenido por estafa no se corresponde con el perfil agresivo, faltón violento, bebedor conflictivo y mentiroso del pequeño Nicolás que describen algunas de las personas que se toparon con él



Las fuerzas de seguridad seguían desde hace tiempo la rocambolesca trayectoria de Fran, ese émulo del Frank Abagnale que Steven Spielberg retrató en el filme Atrápame si puedes, al que los medios han bautizado como el pequeño Nicolás. Y saben que su perfil es muy distinto al del joven ambicioso pero inofensivo que se está presentando. La investigación y las declaraciones de quienes se toparon con él dejan claro que si su capacidad camaleónica fue clave para hacerse pasar por quien no era y engañar a sus víctimas, también ha servido para confundir a quienes tratan de desentrañar su misterio dibujando un retrato de él que no se corresponde con la realidad. El hombre al que se acusa de los delitos de usurpación de funciones públicas y estafa no es un niño educado que solo busca relaciones y dinero, como dicen algunos, sino un estafador sin escrúpulos, agresivo, ultraderechista, con serios problemas con el alcohol y rodeado de mujeres. Más que al del pequeño Nicolás, su perfil, responde al del agresivo y maleducado Fran.

Existen varios episodios relativamente recientes que demuestran que, a sus 20 años, Francisco Nicolás no utilizaba sus disfraces de empresario, asesor del Gobierno o agente del CNI solo para ganar dinero o medrar socialmente, sino también para amenazar a quien le contrariaba, como un vulgar matón. Un taxista barcelonés asegura que el pequeño Nicolás le amenazó el pasado 7 de septiembre con pegarle «dos tiros» y quedarse «tan ancho» después de obligarle a gritar «viva España y viva Franco». El delito del conductor había sido defender el referendo independentista catalán. Antes, Fran había hecho lo mismo con un empresario de hostelería madrileño que pretendía cobrarle la abultada factura de una noche de copas en la que él y sus amigos habían agotado las existencias de alcohol. La amenaza en este caso fue enviarle unos matones y cerrarle el local gracias a sus influencias. Ese carácter agresivo y faltón salía a relucir incluso cuando se adentraba en la política. Desde el 2010, Francisco Nicolás era amigo y colaborador de Álvaro Ballarín, hoy concejal del distrito madrileño de Moncloa Aravaca. Y cuando, en enero del 2013, este disputó la presidencia del PP en este distrito a José Carril, Francisco Nicolás insultó en público a este último el día de la votación llamándole «delincuente y estafador». Además, según la versión de Carril, insultó también a varias mujeres mayores, a las que llamó «viejas» y las conminó a abandonar el local. El pequeño Nicolás está denunciado por estos hechos.

Bebedor compulsivo
Pese a su juventud, Fran tiene un perfil de bebedor compulsivo, incapaz de controlar su tendencia consumir en exceso, incluso mientras perpetraba sus presuntas estafas. La ingesta de alcohol sacaba a relucir casi siempre su carácter violento. En una ocasión, mientras comía con un empresario, llamó a la policía porque, en su delirio, pensaba que alguien le estaba persiguiendo. Los agentes que acudieron a la llamada comprobaron su evidente estado de embriaguez y abandonaron el local sin hacerle caso. La respuesta del pequeño Nicolás fue insultarlos y decirles que no valían para nada. Y este mismo año, también presuntamente borracho, mientras tomaba copas con amigos en una terraza de Madrid, insultó de manera violenta a una mujer, a la que llamó «zorra» sin motivo alguno. Cuando algunos clientes le recriminaron su actitud, apareció un guardaespaldas que apartó a estas personas y se llevó a Nicolás y a sus amigos.

Los problemas de Francisco Nicolás con el alcohol no son extraños si se tienen en cuenta sus costumbres a la hora de beber. Aunque acostumbra a tomar gin-tonic casi todas las tardes en una conocida terraza de Madrid, a Fran lo que de verdad le gusta es el vodka. Y no en pequeñas cantidades, precisamente. En Marbella, en donde en los últimos dos años llegó a hacerse un nombre al tirar de cartera en los locales caros, pedía siempre botellas enteras de esta bebida, en concreto de la marca Belvedere, en formato magnum, de 1,75 litros. Y cada noche caían varias, a pesar de que su precio en esos locales no baja de 500 euros la botella. En esas juergas, rodeado siempre de un grupo de amigos, solía hacerse cargo de todas las facturas y pagaba siempre con billetes grandes.

Acumulación de contactos de alto nivel
Más allá de su evidente intención de acumular el mayor número de contactos de alto nivel, cuanto más poderosos mejor, para dar mayor verosimilitud a sus estafas, los especialistas consultados creen que el pequeño Nicolás puede padecer algún tipo de trastorno de tipo narcisista e incluso bipolar que justificaría ese repentino paso de la educada seducción a la agresividad. Las imágenes que han salido a la luz estos días muestran que, siendo todavía muy niño, tenía ya obsesión por los focos. En casi todas los vídeos o fotos en los que se le ve junto a gente importante, está más pendiente de mirar de frente a la cámara que del personaje al que acompaña.
 
Ni los investigadores ni las personas que trataron con él se han referido nunca a Fran como el pequeño Nicolás. Es un apodo que ha hecho fortuna en los medios por ser el título de una serie de libros infantiles del escritor y guionista de historietas francés René Goscinny, el creador de Astérix. En esas obras, Nicolás es un niño travieso de 6 años de edad que se mete constantemente en problemas, poniendo en aprietos a sus padres y profesores y a través del cual el autor desnuda los absurdos y contradicciones del mundo adulto. Nada que ver con Fran.


galicia Lugo hace 8 horas

Todita la razón

En respuesta a JD

El chaval es un impostor y un falso, eso lo primero. Pero si lo miramos mejor: si en un país de tontos llegas a lo más alto; o eres muy inteligente (no creo que sea el caso), o alguien inteligente te ayudó (lo veo dificil, difícil, difícil) o te ayudó un gran grupo de panfilos (y yo creo que eso fue lo que pasó)y como decías tu... eiquí haiche ghato pechado

galicia Lugo hace 8 horas

míralo mejor

En respuesta a ciudadano_yo

tampoco no hace tanto del siglo pasado... el chaval es un impostor pero (como dijo el gran wyoming) si vives en un pais de tontos en el que con un poco de imaginación (un bastante, mejor) llegas a lo más alto... ¿ por que no? 



ciudadano_yo Bergondo hace 9 horas

talento?

En respuesta a JD

Si a usted le parece talento andar por la vida en plan Jaime de Mora y Aragón pues allá usted. A mí me parece más rancio que el tocino del siglo pasado. 


jvi_2888 Vigo hace 21 horas

Explicaciones y dimisiones


Cuando van a salir los cargos del pp que ayudaron a nicolas a medrar y cuando va a salir quien le permitió usar coche oficial de ayuntamiento de Madrid y cuando se va a decir si este nicolas ha mediado en contratos y adjudicaciones a empresas? 


agco7090 Narón hace 23 horas

Comparto su opinión.

En respuesta a JD

En cuanto al respeto y no dejo de reconocer el talento de este joven, aunque mal empleado, eso sí. También comparto su idea sobre el hecho de que detrás de él hay alguien mas enmascarado, solo así se entiende que llegase a donde llegó.Entiendo que la gravedad del delito de usurpación de identidad es la mayor que se le podría aplicar, pero me pregunto además ¿ quien ha soportado los numerosos gastos del joven, en sus fraudulentas actuaciones ? 


JD A Coruña hace 24 horas

QUE ERA BROMA!! (o no)


Gracias por el respeto, del que tan faltos andamos. Era irónico, aunque no me negará que tiene de largo muchísimo más "talento" que todo el "panorama" actual. Otra cosa es que al final haya cometido realmente algún delito grave. Lo veremos, pero en cualquier caso desde luego que para conseguir llegar a donde llegó aquí hay gato (y grande) encerrado.


agco7090 Narón hace un día

"Angelito "

En respuesta a JD

Con respeto a su comentario no pretenderá hacernos creer que este chaval es un "angelito", porque mire usted, un delincuente es un delincuente, sea un político o sea un vulgar estafador, y no creo que "Nicolasete" sea lo mas apropiado para ostentar ningún cargo de responsabilidad. 


JD A Coruña hace un día

FALACIAS!!


Ya están los de "la casta" difamando. En cuanto ven a alguien con más "talento para los negocios" que ellos les entra el miedito. Nicolasete for president xa!! PD: ¡Qué país! 


fjav6712 Ferrol hace un día

El autor de "El pequeño Nicolás"


Apreciado Gonzalo: Junto a René Goscinny cabe citar al extraordinario ilustrador Jean-Jacques Sempé como coautor de las historias de "le perit Nicolás", dado que su estilo gráfico sutil e inconfundible lo define tanto como los guiones de Goscinny. 


Clarificando Santiago de Compostela hace un día

Sobre el taxista.


Quizás lo que habría que decir (sin justificar al pequeño Nicolás), es que el taxista le preguntó si "tú no serás facha"? por no estar de acuerdo con la consulta. Es un tema bastante recurrente en cataluña clasificar a la gente de independentista o de facha no hay más alternativas, y lo de independentista vende más. 



Y no solo existen pequeños Nicolases, también los hay grandes, mas bien gordos, bien cebados.


El país del pequeño Nicolás




Visto lo visto en estos últimos años y más aún en este último mes, lo del pequeño Nicolás no es una excepción ni un caso extraordinario: la política española está llena de pequeños Nicolases, de impostores, timadores, falsarios, presuntos y supuestos. De señores aparentemente respetables que son vulgares chorizos, de dirigentes que predican una cosa y hacen la contraria, de ladrones que presumen de honradez, derrochadores que piden austeridad, corruptos que dan lecciones de ética, reyes poco ejemplares y Gobiernos que incumplen todas sus promesas. No, el pequeño Nicolás, no es un rareza, no es la excepción, es la definición del comportamiento de la casta española: nadie es quien dice ser, son una estafa, todo el sistema es una simulación.

Lo vemos cada día en los periódicos, que se han convertido en una galería de impostores: Rato no era ese gran gestor del que presumía la derecha sino un poco fiable economista, su milagro económico con Aznar era un globo, Aznar no es el ejemplo de rectitud moral que vendía sino otro aprovechado inmoral que hace negocios hasta con dictadores sanguinarios, Zapatero no era Bambi sino una bomba de relojería, Esperanza Aguirre no es una pobre sexagenaria inocente sino una artista del escapismo y el disimulo con mucha caradura, Pujol no es molt honorable sino molt despreciable, Rajoy no es un honesto registrador de la propiedad sacrificado por la patria, sino un aprovechado con una caja B en su partido acusado de recibir sobres en negro. Por no hablar de todos esos empresarios, sindicalistas y políticos de izquierda y derecha que vivían en una gran mentira. Todo es tan falso que hasta el presidente no es real, es un plasma.

Estamos rodeados de impostores. Patriotas que evaden a Suiza. Ricos que roban como si no tuvieran nada. Liberales que chupan de la teta del Estado. Socialistas republicanos al servicio del mercado y la monarquía. Monarquías que esconden los oscuros negocios del rey, de su hija y de su yerno. Populares que hablan de lucha contra la corrupción mientras sueltan a corruptos como Matas y presumen de transparencia y colaboración con la justicia mientras destruyen pruebas. Socialistas que lavan su cara con Pedro Sánchez, que pone de ejemplo al consejero de Gas Natural Felipe González y mantiene en sus puestos a Chaves y Griñán. Socialistas y populares que se llenan la boca con la palabra “democracia” pero no convocan elecciones cuando sus presidentes cesan o dimiten. En su neolengua, las palabras significan lo contrario de lo que son. Tanto en los dichos como en los hechos, engañan.

Ahora estamos descubriendo que el rey estaba desnudo desde el principio y la corte llena de embusteros. Desde la misma Transición, que se vendió como modélica pero estuvo llena de trampas; desde el socialismo, que empezó con el engaño de la OTAN y acabó sembrando España de pícaros, hasta la traición de Zapatero a sus supuestos principios y los múltiples engaños de Rajoy, pasando por la gran estafa que fue Aznar y la gran mentira que ha sido la ejemplaridad del rey, está claro que nuestra democracia se ha construido sobre un lecho de falsedades, medias verdades e imposturas en el que ahora nos estamos hundiendo. Lo he dicho otras veces: la democracia española es una simulación en diferido. La verdadera democracia en directo está por llegar.

Así que el pequeño Nicolás no ha inventado nada. Sólo repite lo que ha aprendido de los mayores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en