- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

lunes, 11 de febrero de 2013

San Blas, entre tortas y cordones (Ermua y alrededores)




El dia 3 de febrero, festividad de San Blas, muchos portales de Ermua (vizcaya) y alrededores despliegan un olor caracteristico. La esencia de anis hace que un aroma muy reconocible se extienda recordando que ha llegado este dia. Dicen que las tortas de San Blas ganan cuando son bendecidas.

Así, a la misa del 3 de febrero los ermuarras, principalmente los niños y niñas, acuden con las tortas para ser bendecidas. En muchos casos la cinta con que se atan las tortas, «contagiada» de las virtudes benéficas del mismo alimento, se emplea como aislante de las afecciones de garganta y sistema respiratorio, atándola en las muñecas de los más pequeños y los mayores de la casa.

Además de la misa y la bendición, ese dia se celebra una nueva edición del concurso de tortas de San Blas. La Asociación de Comerciantes y Hosteleros de Ermua, ACHE, consolida su concurso de San Blas con la celebración de la septima edición. Este certamen, que viene teniendo gran éxito en las pasadas ediciónes, se volvió a celebrar este 3 de febrero de 2013.





Entre los 'sanblases' participantes, que (eso sí) deben estar elaborados artesanalmente, se otorgan 3 premios, de 200, 150 y 100 euros en cheques compra. El jurado, formado por las concejalas Lorea de Castro y Patricia Borinaga, consideró que la mejor torta de San Blas este año 2013 fue la elaborada por Maite Zabala. La segunda clasificada fue María Ángeles Zabala, ganadora de varias ediciones anteriores. Por último, el tercer premio fue para Maialen Larrañaga. Una vez entregados los premios, los sanblases participantes son degustados por todos los presentes a partir de las 11 horas en una plaza aledaña, la plaza Cardenal Orbe, donde se desarrollan todas las actividades previstas para esa mañana, y se subastan al mejor postor.

La ACHE instala durante ese día dos carpas en la plaza. Una de ellas vende bebida y otra los tradicionales 'sanblases'. La recaudación de estos 'stands' se entrega a un proyecto benefico que va variando año tras año. Además de animar las calles y contribuir a una iniciativa solidaria, esta asociación quiere apoyar la tradición culinaria de la elaboración del San Blas, que tanto arraigo tiene en Ermua.


Otras zonas
 

En el día 3 de febrero, tambien Eibar se viste de blanco, el blanco de la torta y el trapo que la cubre. El santo protector contra los males de garganta tiene muchos fieles en Gipuzkoa, pero sobre todo en Eibar, el sitio que mejor ha sabido conservar la tradición de las tortas de San Blas, que luego se bendicen en la iglesia. Cada dia de San Blas, las esculturas de bronce que se encuentran ante la parroquia de SAn Andres cumplen un nuevo año. Esta vez su cumpleaños numero 14 despues de que fueran inauguradas en el año 1999, precisamente un dia de San Blas. Las imagenes representan a dos niños que portan sus tortas. Desde su inauguracion, estas figuras se han convertido en un icono de la fiesta, y son muchas las familias que aprovechan este dia para fotografiar a sus pequeños junto a ellas en poses graciosas y ocurrentes.

Si uno abre el diccionario de euskera de la zona de Bergara (Bergara aldeko hiztegia) y consulta el vocablo San Blas-opilla (Torta de San Blas), se encontrará con el dato de que «esta tradición se ha extendido desde Eibar a los demás pueblos».

Hoy en día muchas pastelerías guipuzcoanas ofrecen tortas de San Blas. Es un fenómeno relativamente reciente. Hace un par de décadas, lo hacían las de Eibar y su contorno, y pocas más. Y, paralelamante, las tortas siguen siendo un asunto doméstico cuya elaboración se hereda de madres a hijas. Se siguen haciendo en multitud de hogares.

Margarita Olañeta ha publicado en más de una ocasión la receta, en la revista Eibar, a cuyo equipo directivo pertenece. Viuda de un eibartarra muy implicado en tareas culturales, José Mari Kruzeta, Margarita defiende el uso de la manteca: «Para mí, la manteca es fundamental. Si haces la torta con mantequilla, a los pocos días se queda algo dura. La que se hace con manteca dura mucho más. Mi marido era tremendamente aficionado y las tortas le duraban hasta sanjuanes». Margarita no es nacida en Eibar, sino en Ermua, «y allí, cuando yo era pequeña, no existía la costumbre de hacer tortas en las casas. Se compraban en la panadería o en la pastelería y luego se llevaban a bendecir». Cuando se casó con José Mari Kruzeta, la madre de éste se encargó enseguida de que la nueva mujer de la familia aprendiera la receta y se ejercitara todos los años.
 

 Tradicion culinaria


Para un kilo de harina, usa seis huevos -cuatro de ellos enteros y de los otros dos sólo la yema-, 500 gramos de azúcar, dos sobres de levadura Royal, 150 gramos de manteca, una taza pequeña de leche y un poco de esencia de anís. No amasa toda la harina a la vez, sino que la va incorporando en varias fases. Y para la cubierta blanca, usa las dos claras que han quedado al margen del proceso anterior, junto con 200 gramos de azúcar glass y otro poco de esencia de anís.

La torta está experimentando un fuerte auge comercial. Si hace una década se producía y vendía en los días previos a San Blas, ahora se comercializa a lo largo de varios meses. Y se elabora en las pastelerías de todos los pueblos, en parte por la simpleza de la fórmula. Una pastelería de Beasain, Gariona, comentaba a este periódico que este dulce se empezó a elaborar en la villa ferroviaria a mediados de la década de los 80. Mientras, la casa Barrenetxe de San Sebastián, proclama en el escaparate que las suyas son «las aúténticas tortas eibarresas». «A las amas de casa, lo que más complicado le resulta es la cubierta blanca, pese a que no tiene mayor misterio», prosigue Gisasola.

Hablando en términos muy generales, las tortas se pueden dividir entre las que tienden al bizcocho y las que son más compactas. En Eibar conviven las dos tendencias, y es de suponer que en épocas anteriores predominarían las compactas.

Así como la torta ha llamado siempre la atención de la gente, hay otro elemento gastronómico relacionado con San Blas que ha pasado más desapercibido: el rosco de pan. El llamado rosco de San Blas es un pan en forma de círculo con un amplio agujero en el centro. No muy lejos de Eibar, en Antzuola, se estila este rosco, que se bendice en la ermita que lleva el nombre del santo.

Muchas ermitas

La ermita de Salluente, en Aretxabaleta, es otro lugar con una celebración de San Blas muy arraigada, al igual que la ermita de San Blas en Tolosa. Y Zerain, con su ermita de San Blas, tampoco se queda a la zaga. Este domingo habrá bendición de los alimentos en todas las parroquias de la provincia y en algunas ermitas.

Hay ermitas en honor a este santo en Antzuola, Aretxabaleta, Bergara, Elgeta, Getaria, Tolosa y Zerain. Y tambiéen las hubo en Arrasate y Mutriku.

San Blas es también día de cordones. Eibar y los pueblos de alrededor han desarrollado la tradición de llevar también a bendecir un cordón que luego se pone en la garganta durante ocho días. «Y después hay que quemarlo. Les he dicho a los nietos que vengan el domingo, que los quiero ver con la torta y el cordón», nos cuenta Margarita Olañeta.

Los sanblases de Abadiño son muy renombrados. Miles de visitantes acuden ese día a esa localidad vizcaína, atraídos por la feria especial. Y allí se ponen a la venta los famosos cordones, que hay que llevarlos puestos al cuello durante nueve días. Lo que antes se decía «un novenario».

Andanzas del santo
Según la tradición, el santo, Blas de Sebaste, fue médico y obispo de la ciudad de Sebaste (Armenia) en el siglo IV. Hizo vida eremítica en una cueva del Monte Argeus, que convirtió en su sede episcopal. Era conocido por sus curaciones milagrosas, tanto a personas como a animales. Salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Éste es el origen de la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta.


Según una leyenda, se le acercaban también animales enfermos para que les curase, pero no le molestaban en su tiempo de oración.Su fama fue enorme y sólo en la ciudad de Roma se erigieron 35 iglesias en su honor. Es conocido el refrán castellano: «Dice San Blas a la espina: vete de la garganta, o sube o baja». Asimismo, a quien se atraganta se le propinan unos golpes en la espalda mientras se invoca: «San Blas, adelante o atrás».

Son fechas importantes en el calendario religioso. El sábado es el día en el que se bendicen las candelas, el domingo se bendicen los alimentos y el martes es Santa Agueda. Días también de frío, como dice el refrán: «Kandelarioz elurra dario, San Blasek lagunduko dio».






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en