- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cataluña, erre que erre

Últimamente, se comentan diversos aspectos relacionados con la independencia catalana y sus implicaciones futuras, aspectos relacionados con la legitimidad de la consulta y su ámbito, la oportunidad o no de modificar la Constitución, la consecución de una "democracia plena", el modelo de Estado que queremos, la particularísima visión española y catalana de los asuntos, el (como poco) 3% famoso, el "y tu mas" (a mi, particularmente, ya me cansa la expresioncita por el despiste que supone de otros temas), la inacción del actual Gobierno español o el chantaje de los sucesivos gobiernos catalanes, el daño que le puede hacer lo destapado sobre Puyol al proceso puesto en marcha etc, etc .... Como se puede comprobar, el tema da para mucho y, desde luego, debería tenerse en cuenta como uno de los principales problemas por resolver en estos momentos.

También se opina, por actual, de todos estos temas relacionándolo con la consulta escocesa. Y ES AHÍ donde me gustaría hacer alguna (modesta) aportación y querría aprovechar la oportunidad para comentar someramente por qué el caso catalán y el escocés, no teniendo mucho en común, por no decir nada, sin embargo nos puede servir como ejemplo explicativo de lo que ocurre y de lo que podría ocurrir. Los demás aspectos los obviaré porque, como me conozco, seguro que me extiendo (disculpas anticipadas por ello).

Digamos en primer lugar que la génesis de ambos posibles estados es  radicalmente diferente. Escocia fue independiente en un tiempo. CATALUÑA JAMAS LO HA SIDO. Hubo Reyes de Escocia, Reyes que se enfrentaron en guerras a los Reyes de Inglaterra. Hubo entre ellos guerras religiosas. Una Escocia católica contra una Inglaterra protestante. Jamás hubo nada similar por parte de Cataluña. A pesar de los mitos constitutivos de los que hablan los nacionalistas, jamás de los jamases hubo una corona de Cataluña. Ni nada que se le pareciera mínimamente. Hubo un Reino de Aragón, eso si, que en determinados momentos tuvo enfrentamientos con el Reino de Castilla, y en un momento determinado, existió un matrimonio que dio origen a un Estado, a una nación que mantuvo y mantiene fuertes lazos y que también mantuvo y respetó las diferencias. Hasta tal punto que incluso hay que recordar a los malintencionados nacionalistas desmemoriados que cuando fueron abolidos los fueros, se hizo porque Cataluña había tomado partido por por un sucesor a la corona de España (de Españaaaaaa), aquel que era mejor para sus intereses. No defendía a un conde de Barcelona, no. Defendía a un candidato para Rey de las Españas (¡¡¿¿oído Españaaaaaas??!!) en una Guerra de Sucesión española. Perdió. Y claro, como siempre en una guerra, perder tiene sus consecuencias, y desde luego, mas llevaderas de las que tuvo que afrontar Valencia, por ejemplo. Nada de lucha por la independencia catalana ni gaitas (o grallas catalanas) parecidas, no.
 

Existe un fuerte sentimiento nacional en los escoceses, tanto o más que en los catalanes. Es un insulto llamar a los escoceses, ingleses. Sin embargo no tanto, llamarles británicos. Lo que resulta insultante a los catalanes no es llamarles aragoneses, precisamente, sino españoles. Los escoceses, por otro lado, hace muchos años que vienen reclamando la autonomía. Una autonomía, por cierto, similar a la que los catalanes ya tienen. Eso es lo que siempre han reclamado. Y son insistentes. No poca fama de cabezotas tienen los escoceses. De cabezotas y de tacaños (en esto si que se parecen ambos pueblos). Y tanto han insistido que al final, en Londres han decidido acabar de una vez por todas con este galimatías y han dicho: bueno, pues le permitimos un referéndum. Pero ojo, desde Londres les han dicho también: mira, ..... vamos al grano directamente. Nada de pasos intermedios, de preguntitas ambiguas o demasiado deterministas, que sois muy cabezotas y muy pesados. Votad la independencia ya, sin ambages y con una pregunta tan clara como concisa. Según las primeras encuestas, no llegaba al 20% el número de escoceses a favor de la independencia. Ahora, parece haber subido bastante el si y hasta puede haber sorpresas, pero hasta que no se vote .....

Y sobre esa premisa, para callarlos para siempre, es sobre la que Londres ha decidido hacer el referéndum. Veréis como ese mismo referéndum no se va a celebrar NUNCA en Irlanda del Norte. Ahí el tema estaría muchísimo más ajustado, y el enfrentamiento armado está demasiado cercano como para que no trajera consecuencias inmediatas. En este punto, me acuerdo de nuestras Provincias Vascongadas.

 
Entonces, ¿sería posible celebrar en España un referéndum de esas características? Como posible si que es, cambiando o no la Constitución (por cierto, Constitución que pudieron votarla y como pack único solo el 32% de los actuales españoles siendo estos, ademas, jubilados hoy en un 58%. En definitiva, votada por pocos de los actuales españoles y mayores). La Constitución Española se ha reformado dos veces en 36 años: una, para añadir el inciso "y pasivo" en el articulo 13.2. (¡¡valiente reforma!!), y otra, para sustituir INTEGRAMENTE el artículo 135 y que nos obliga ahora, primero a pagar "nuestra" deuda y con lo que "nos" quede, apañarnos como podamos (y esta ultima REFORMAZA la hicieron con nocturnidad y alevosía SÓLO los dos partidos dominantes, el rojo y el azul. Ningún otro color se contempló). Vemos por tanto que, cambiarla, si que se puede (lo que no se ha hecho aun es cambiarla volviéndonos a consultar por algo en concreto). La pregunta oportuna, entonces, es ¿sería deseable en estos momentos una consulta para atender el "conflicto" catalán?. Indudablemente supone un gran problema que llegaría incluso a adquirir dimensiones éticas. Un referéndum de estas características conlleva un montón de preguntas. Desde si afectaría a toda Cataluña como una circuncripción única, hasta si debería votarse en el resto de España. Nada que no pueda resolverse con buena voluntad. E incluso, con mala. Desde mi punto de vista una consulta de esas características, y con todas las cositas explicadas razonadamente, no obtendría una victoria tan clara del SI. En Madrid no deberían tener tanto miedo a coger el toro por los cuernos (toro, jijiji, valiente paradoja).


Convocar un referéndum de estas características tendría dos efectos interesantes y nada desdeñables a medio y largo plazo:

1.-Forzaría a retratarse definitivamente a esos nacionalismos victimistas y chantajistas y, por otro lado, obligaría a retratarse también a la sociedad catalana y, en definitiva, nos obligaría a todos a presentar argumentos, a poner encima de la mesa razonamientos serios despojados de palabrería y tópicos.

2.- Si ganara el SI, entraríamos en una nueva etapa de la cohabitación en Europa. Nada que no se pueda superar. De todas formas, creo que lo pasarían peor los catalanes fuera de España que el resto de España sin ella. PERO OJO, SI GANARA EL NO, se podrían imponer condiciones a los perdedores. Suprimir la actual educación guiada y manipuladora, las legislaciones sobre titulación, la comedura de coco de la futura juventud, el derroche en embajadas o en televisiones, etc.
En definitiva, aunque es un caso diferente y con implicaciones diametralmente opuestas, el escocés podría ser un ejemplo de cómo, a efectos prácticos, un referéndum de estas características aquí podría ser, antes que un problema, una SOLUCIÓN CATÁRTICA, definitiva para pasar página, una idea nada despreciable en los momentos que corren aunque solo sea para que nos dediquemos a lo verdaderamente importante en este país, que no debiera ser otra cosa que solucionar la lacra del paro y regenerar la política colocando a cada Poder Publico en su sitio (recuerdo que, en una sociedad verdaderamente democratica, solo hay tres: el ejecutivo, el legislativo y el judicial; el poder económico -y otros-, a ver si de una vez y entre todos lo terminamos arrinconando fuera de las instituciones).




En cualquier caso y centrándonos en la viabilidad de la consulta, podemos decir (lo digo yo, vaya) que enrocarnos en que aquí no pasa nada, que el problema no es nuestro sino catalán, que la ley de la que disponemos todo lo cura , que con solo resistir valdría (mmmm esto me suena a los whatsapp cruzados de Rajoy y Bárcenas), que mirando para otro lado el paisaje se ve mas bonito o que, en ultimo caso, tenemos a los tanques (nombras hasta un hipotético ejercito catalán), ..... eso si que no soluciona nada. Hay que tener perspectiva, amplitud de miras y, sobre todo, hay que saber por que nos hallamos en estos lodos. Mucha de la culpa de la incomodidad en la que se encuentran (como no los dejamos votar, pues no sabemos cuantos; pero supongo que) bastantes catalanes con el estado "federal" del que nos hemos dotado, hay que buscarla en Madrid y unicamente en Madrid. Bueno será reconocerlo para, a ver si así, ellos reconocen sus fallos también, que los tienen. Aquí no hay buenos ni malos, como casi siempre en la vida. Entre el blanco y el negro, hay tonos de grises. Y es ese tono el que hay que descubrir ENTRE TODOS. Convendría, mas pronto que tarde, que empecemos a hacer algún tipo de autocrítica positiva, que también existe ese concepto.

Empiezo por decir que no me gustaría que Cataluña no se encontrara a gusto en España y que, fruto de eso, aumentara el sentimiento independentista hasta el punto de resultar irremediable la sesesión, de perder el tiempo poniéndole puertas al campo. Yo no se tú, pero yo no quiero a mi lado a nadie que no quiera estarlo. "El que quiera entrar en mi vida que entre, el que quiera salir que salga; pero que no se queden en la puerta, por favor, que estorban". No parece tener mucho sentido cohabitar con quien no tiene ni quiere tener un proyecto común contigo. "Cada uno en su casa, y Dios en la de todos"

Recuerdo que hace unos años (ayer mañana si lo ponderamos con nuestra extensa historia) la mayoría de los españoles estaba en contra del divorcio, del voto femenino o de la posibilidad de que la mujer dispusiera de patrimonio y de entidad jurídica, en contra del aborto, de la OTAN, del matrimonio gay, de la integración europea, y hasta de echarle coca-cola al tinto. ¿Y sabes qué decían los contrarios a estas cuestiones? Que "lo que no puede ser, no puede ser, y ademas es imposible". Bien, pues hoy, en unos casos más que en otros por supuesto, la gente opina muy diferente de esas cosas. Y cambiaron las leyes a remolque de las ideas para acomodarlas al sentir mayoritario. Como debería ser siempre, claro que si. No sé (o si, pero eso me llevaría muy lejos) por qué a la pseudoizquierda y al "liberalismo" (jijiji, cada vez que los escucho autodenominarse así, liberales, se me escapa una sonrisa; bueno, a mí y mucho más a los auténticos liberales europeos), que ambas dos son las únicas ideologías se han sentado en la Moncloa, les atrae tanto eso de legislar en contra de la opinión de la gente de a pie, y en mantener articulados caducos, anacrónicos o trasnochados.

Por otro lado, presuponer que de una consulta ahora mismo (no sé dentro de unos años) saldría el si a la independencia, es mucho presuponer. Como ya dije, podría salir el no (sobre todo, si no seguimos piciándola tan de seguido) y eso nos dotaría a todos, al conjunto de España, de la fuerza estadística y moral suficiente para acometer una verdadera reforma del mapa autonómico, del nivel de las competencias del Estado y de las Autonomías, del papel del Senado, de la conveniencia o no de reagruparlas (que me perdonen cántabros, riojanos o murcianos, por ejemplo, por siquiera sugerirlo), etc, etc

No hay que tenerle miedo a la información, a salir de la ignorancia. El no disponer de datos fiables (solo una consulta los da) sólo predispone al enquistamiento, a los prejuicios y a las suposiciones u odios infundados.


 

Mientras en el resto de España las reacciones oscilan entre la hostilidad y la indiferencia, Cataluña se llena cada vez más de banderas esteladas. No nos permiten verlas por la TVE, pero están ahí, y en una sociedad con tan fácil acceso a la información no se pueden esconder. El último barómetro autonómico del CIS (nada sospechoso de sesesionista) cifró el independentismo en el 33,7% de la población, cuando tradicionalmente esta opción política no pasaba del 15% en convocatorias electorales. ¿Y por qué sube el sentimiento independentista en Cataluña?. Pues, algunas veces y en gran medida, por "nuestros" propios errores:
 
- Cataluña tiene una voluntad de auto-gobernarse que no le viene de ayer: el catalanismo, mayoritario y transversal a izquierda y a derecha, tiene dos siglos de historia a sus espaldas (otra cosa diferente es las razones históricas que se empeñan en esgrimir para justificarla). La última vez en que se trató de conseguir el famoso "encaje" del auto-gobierno catalán dentro del marco del Estado autonómico fue con el nuevo Estatut aprobado por el Parlamento catalán en 2005, solo para ser recortado primero en las Cortes Españolas en 2006 y por el Tribunal Constitucional en 2010. Esto es, no lo olvidemos, en el mismísimo Madrid, muy cerca del kilómetro cero.

- La principal razón para que una comunidad política se constituya como un estado independiente es que los ciudadanos que la forman se autoidentifiquen como miembros de esa comunidad y quieran ser preguntados. Y desde Madrid se les está dando razones para que quieran saber cuantos son. Más de un 80% de catalanes están a favor del derecho a decidir, ergo, esa primera condición ya se produce. Lo que no sabemos es si una mayoría de catalanes quieren la independencia o no. Pero insisto: el principal motivo para la independencia de una comunidad política es el deseo de esa comunidad política de ser independiente; los islandeses, los noruegos o los eslovacos (a éstos nunca se les nombra) sólo tenían ese motivo, SÓLO ESE, para ser independientes, y ni los daneses, ni los suecos ni los checos se lo pudieron impedir o les pidieron más razones.

- Como cualquier reforma política, la Transición tuvo cosas buenas y cosas malas. Sin embargo, el impás político y económico que vivimos expresa una necesidad imperiosa de reforma del modelo de Estado heredado de la Transición, reforma que se ve constantemente bloqueada por las derechas, tanto española como catalana, las cuales frecuentemente agitan las banderas nacionales como herramienta para tapar los verdaderos problemas de los ciudadanos.

- Mientras los votos de CiU, que se ha venido casando con cualquiera en Madrid, fueron validos y bienvenidos para la gobernabilidad de España, de una España roja o azul, todo fue bien. Cuando la irrupción de ERC, que no esconde su proyecto independentista y de izquierdas, hizo palpable el no entendimiento con el Estado español, todo se torció. Su alternativa independentista se percibe como más nítida y mas auténtica que la de los conversos de última hora de CiU. Y más atractiva se tornará (con la calculadora en al mano) si se consuma el "pucherazo" electoral que propugna el rodillo parlamentario en Madrid con la modificación de la Ley electoral para las próximas municipales a pocos minutos del final del partido.

- Seis años de crisis son muchos años, en Cataluña, en el resto de España y en la Conchinchina. El precio en Cataluña ha sido, ademas, muy alto: más de 670.000 parados y muchas víctimas de la precariedad, el empobrecimiento y la falta de perspectivas. En este entorno, el consabido mantra mágico de que una Cataluña independiente dispondrá de los 16.000 millones que ahora van al resto de España, cala profundamente en la sociedad catalana.

- Los intelectuales catalanes, que no los empresarios, han comprado masivamente la idea de que la independencia es la salida. Es lo que tienen las ideas nuevas, que son irresistibles para los "modernos". Incluso algunos que carecían de tradición en este sentido se han sumado al carro y ahora son la mayoría, en parte, por los desprecios a sus ideas que se hacen desde diversos puntos del otro lado del Ebro. Los medios de comunicación catalanes, con el animo de diferenciarse de los estatales, también se han sumado masivamente al ensalzamiento de "lo catalán".

- El estilo de gobernar de Mariano Rajoy y la herencia del PP de haber jugado el anticatalanismo como una carta política para ganar votos en otros determinados territorios (Murcia, Comunidad Valenciana, Extremadura) sólo han hecho que se alimente en Cataluña el movimiento a favor de la separación. Al PP parece que no le viene importando perder votos en Cataluña (la ha dado por perdida siempre, vamos) mientras en España los gane. Mientras que el gobierno de Londres aceleraba la fecha del referéndum sobre Escocia y controlaba la pregunta, lo que previsiblemente puede llevar a los separatistas escoceses, como ya le ocurrió a los quebequenses, a la derrota en las urnas, Rajoy ha preferido la ESPECIALIDAD DE LA CASA: jugar con el tiempo, colocarse detrás del plasma y esperar a que el problema se resuelva sólo o, mejor, que se disuelva. Mucho daño hizo también, y todo hay que decirlo, el presunto talante de Zapatero al prometer lo imprometible, y la curiosa afición de Aznar de "hablar catalán en la intimidad".

PD/ Dicen que dejándoles decidir, luego vendrán otras reivindicaciones: la de Valencia y Baleares para Cataluña y la de Navarra, parte de Burgos e incluso parte del sur de Francia para los vascos.
"Ante el vicio de pedir, está la virtud de no dar" y quienes no darían (no lo parece ni remotamente, vaya) son los valencianos, los baleares, los navarros, los burgaleses y mucho menos .... los franceses. Enarbolar el peligro de un enemigo exterior y el de unos indeseables interiores, es mas propio de otros tiempos pasados (no sé muy bien si ya superados visto lo visto).








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en